Punto de Encuentro

Necesarios cambios en el Gabinete

 

A poco mas de seis meses de iniciada la gestión de Pedro Pablo Kuczynski ésta vive un desgaste considerable, del que dan cuenta las cifras de los sondeos de opinión. En apróximadamente 30 semanas PPK ha perdido casi la misma cantidad de puntos de apoyo popular. Es hora pues de que desde el Ejecutivo se haga un análisis autocrítico y se planteen remedios para afrontar el asunto. En mi opinión las carteras que más restan al Gobierno por su inoperancia o por la impericia política de sus titulares son : Interior, Salud y Agro.

Lo más alarmante es sin duda la inseguridad ciudadana, que no ha mejorado en lo más mínimo y que mas bien se ha visto deteriorada en cuánto a percepción. Dicha circunstancia se agrava al tener a un Ministro como Basombrío que no ha sido capaz de llevar una relación armónica con la familia policial y que ahora pretende endilgar todas las culpas.a la PNP, lavándose inaceptablemente las manos. Combatir con contundencia a la delincuencia es el pedido general del país y hoy parece ser desoído por parte del régimen. El sistema de recompensas y un optimista plan hacia el 2018 no son suficientes.

Sin duda en la Salud pública tampoco se aprecian avances y al contrario la ministra ha tenido que batallar con duras críticas acerca del manejo de su sector y no saber como lidiar con las exigencias de médicos y trabajadores de la salud. Si a todo ello le sumamos la batalla perdida respecto al INEN tenemos que concluir que su liderazgo al frente de la cartera no ha sido positivo y convocante.

Habría que evaluar además los avances en el tema del agro. Sin duda la gestión ha sido  poco auspiciosa y contó con la carga innecesaria de un Vice Ministro procedente del desastre gubernamental del Humalismo, es además donde se han registrado algunos conflictos, como por ejemplo el de los cafetaleros. Se rumorea además que en el sector se siente en exceso la influencia de Absalon Vásquez.  Sin embargo si se le piensa sustituir por alguien proveniente de la gran empresa, particularmente del sector agroexportador.,dicha permuta entonces no sería recomendable ya que implementaría una mirada que ignore o desplace a un segundo o tercer lugar a los pequeños y medianos productores del campo a los cuales justamente es el momento de apoyar más. Si el cambio se da debiera ser por algún técnico o político relacionado al tema que no responda a la pauta de la gran empresa agroexportadora.

Aprovechando estos cambios y en la perspectiva de la lucha frontal contra la corrupción el Presidente debiera pedirle la renuncia a la ministra Romero; no le hace nada bien al ejecutivo contar con alguien que ha estado al frente de una ONG del ahora procesado y probablemente culpable de recibir sobornos de Odebrecht, el ex presidente Alejandro Toledo. No sería una buena señala mantenerla.

El Presidente debe meditar la reoxigenación de su gabinete en estos sectores altamente sensibles y manejar una línea comunicacional más articulada con sus voceros, ya que lo que hoy se percibe es que cada quién va por su lado, además de  improvisación, lentitud, continuismo y falta de liderazgo. Recomponer a su primera línea más que una opción pareciera ser en estos días una obligación que impone la realidad.