Punto de Encuentro

LA FLOR NO FLORECIÓ

“Si antes muchos consideraban a esta autoridad como una prueba piloto, ahora con el trabajo del empresario De La Flor, la Autoridad para la Reconstrucción Con Cambios es una llave que sirve para abrirle las puertas al progreso.”


Hace no mucho nos enteramos de la renuncia del hoy ex Autoridad para la Reconstrucción Con Cambios y fue un duro golpe para nuestros compatriotas del norte y también para quienes conocen al Sr. De La Flor. Una salida que deja una enorme huella difícil de superar, ya por el hecho de ser Pablo De La Flor existe una vaya complicada de superar. El empresario es hasta ahora una persona con ideales claros, una visión económica y social que lo caracteriza como único agente capaz que podía haber solucionado las consecuencias ocasionadas por el niño costero a inicios de este año.

Menos de seis (06) meses fue el tiempo que duró De La Flor y esto abre una polémica donde existe uno o más personajes que pudieron ocasionar su salida. Tampoco hay que dejar de lado las consecuencias que trae un puesto nacional tan importante y novedoso, es hasta ahora una posición muy cargada que requiere de sacrificio y estar pendiente las 24 horas los siete días de la semana. Un cargo nuevo implica no cometer errores y el Sr. Pablo así lo demostró, desde una perspectiva objetiva no se evidencia contrapies en el trabajo realizado estos meses.

Desde organización, recolección e incluso el estudio de una zona que está más que afectada por la fuerza de la naturaleza y que sufre la ausencia de autoridades competentes. El Norte ya dio un primer paso y es que Pablo De La Flor ya dejó la mesa servida, si antes muchos consideraban a esta autoridad como una prueba piloto, ahora con el trabajo del empresario De La Flor, la Autoridad para la Reconstrucción Con Cambios es una llave que sirve para abrirle las puertas al progreso.

¿Habrá algún impacto económico? Claro que sí; nace la incertidumbre y si habían negociaciones entre el Estado y el Privado, pues adiós negociaciones. Esta salida es probablemente el golpe más fuerte en materia económica a nuestros hermanos norteños porque la próxima autoridad tiene dos opciones: convencer al privado que dejó en Stand By los proyectos para la Reconstrucción del Norte o empezar desde cero. Ojo que ambas tienen las mismas consecuencias.

Debe quedar claro lo siguiente, la salida de Pablo De La Flor es un suceso que afecta todo el Estado, desde el oficialismo hasta la oposición. Ambos bandos se ven igual de afectados y ambos han terminado por igual de perjudicados. El oficialismo porque no ha mostrado la jerarquía que se le reclama, porque -probablemente, es un supuesto- tampoco le pudo haber brindado la importancia que este puesto requiere. No sólo basta un mensaje a la Nación, se necesita mirar el panorama completo y verificar las necesidades que pide dicha autoridad, porque una sola cabeza no puede solucionar un problema tan grande. Asimismo, la oposición no se salva y no son los inocentes de este momento, la oposición también tiene que admitir que le faltó mano política, tiene que admitir que se han preocupado por detalles pequeños ajenos a la Reconstrucción.

La nueva autoridad asignada a este puesto debe tener claro el trabajo de Pablo De La Flor, el empresario se ha involucrado en algo más que una organización, tiene que saber designar a cada miembro en el puesto donde merece estar. Debe empezar a mostrar mejoras en el corto plazo y debe vivir con la incertidumbre de trabajar con las autoridades regionales.