Punto de Encuentro

Belaúnde, el traidor

Perdida la batalla del Alto de la Alianza el 26 de Mayo de 1,880 las tropas aliadas se dirigieron a Tarata, de ahí los bolivianos se retiraron definitivamente a La Paz.
 
Quedaba en Arica un puñado de valientes al mando del Coronel Francisco Bolognesi, entre los que sobresalían estaba Alfonso Ugarte, Ramón Zavala, Justo Arias y Aragüés, Roque Sáenz Peña, Marcelino Varela etc.
 
Bolognesi reclamaba que el Coronel Leiva lo auxilie con sus tropas que superaban los 5,000 hombres y este traidor nunca llegó. 
 
Los días previos a la batalla, Bolognesi reunió a sus jefes y les dijo que no tenía miedo de enfrentar al enemigo, y que si había que morir lo haría con honor y ese debería ser un mensaje a todos los peruanos. Todos estuvieron de acuerdo excepto un traidor, el Comandante Agustín Belaúnde, quien argumentó que era imposible una victoria y que habría que capitular.
 
Fue acusado de cobardía y Bolognesi mandó a que lo apresen y lo confinen en el “Manco Cápac” pero logró huir antes de la batalla, llegando a Tarata se encontró con el Prefecto de Tacna Pedro Alejandrino del Solar que inmediatamente se dio cuenta que era un desertor y no lo pudo fusilar por falta de oficiales de alta graduación para hacer concejo de guerra.
 
Tres años después este cobarde llegó de La Paz este a Tacna y visitó el mercado, entonces fue reconocido por las placeras que le tiraron una lluvia de tomates, papas etc.
 
Lo insólito fue que el año 1896 fue elegido Diputado por la provincia de Tayacaja por el Partido Pierolista.