Punto de Encuentro

Fuerza Popular: Principal responsable del desprestigio del Parlamento

El príncipal responsable del desprestigio del parlamento es Fuerza Popular al llevar en sus filas para la elección de 2016 personajes como Bocángel, Bienvenido Ramírez, Edu Vergara, Ananculí, Ponce, Maritza Garcia y otros más. Sus únicos aportes a la política han sido fondos para la campaña de Keiko Fujimori, muchos de aquellos recursos de dudosa procedencia, e incluso bajo sospecha de provenir de actividades ilícitas. Es gente carente de planteamientos de fondo, muchos de ellos sin un apego apreciable a los valores de la lealtad o la transparencia. Ciudadanos que entraron a la política sin una auténtica vocación de servicio sino para ganar influencias y beneficiarse comercialmente o negociar prebendas. 
 
Era natural que en la tensión con el Ejecutivo de hace unos meses al mando del triunvirato Zavala-Araoz-PPK varios de ellos se entregaron a los brazos de Kuczynski, sin ningún remilgo ni cargo de consciencia, tal como vimos en las grabaciones que se difundieron y que propiciaron la renuncia del ex Presidente. 
 
En gran parte su actitud, denuncias y mentiras puestas al descubierto, junto a algunos gastos innecesarios o contrataciones polémicas, han agravado el rechazo ciudadano al primer poder del Estado, incentivado interesadamente además por los medios que intentan que no se vaya a aprobar la ley Mulder que los haría inviables a muchos, acostumbrados a vivir del cuasi subsidio estatal que reciben, estimado en más de 400 millones anuales. Los intereses de los remanentes de la plutocracia, del club de la construcción, de las consorciadas de Odebrecht, de algunos medios de comunicación y otros más como que defendían a PPK -además del oportunismo del comunismo Parlamentario- hoy son los que aprovechan y usan sus redes para impulsar manifestaciones públicas contra el Congreso, pidiendo su cierre, cuestión absurda, pues no existe Democracia sin parlamento y lo que en realidad corean es que se perpetre un nuevo 5 de Abril de 1992, algo además muy antidemocrático y simplista. Curiosamente su marcha beneficia a Kenji Fujimori, el hijo del dictador Alberto, en su objetivo de debilitar a su hermana; es decir los "antifujimoristas" llevan agua para el molino de vieja guardia fujimontesinista. 
 
Cosas como éstas nos deben llevar a pensar que los Partidos, con programa, ideología y lealtades siguen siendo más confiables que las federaciones de independientes o transfugas - como Beteta, Esther Saavedra y Salaverry- como es el Fujimorismo actual en su versión Keikista o como los impresentables "avengers", con su máximo representante, el títere de Alberto, Kenji. La maquinaria naranja colocó 73 parlamentarios, de los cuales menos de 20 eran militantes, hoy pagan ellos y la institución Congresal las culpasde esa gigantesca irresponsabilidad y grueso error político. 
 
Estas debilidades, ante una ofensiva comunista pro autoritaria, estilo chavista, como la de Veronika Mendoza, Gregorio Santos, Arana y el Movadef pueden llevarnos a un escenario venezolano similar al que llevó a Hugo Chávez al poder en 1998 en la República llanera. Firmeza democrática y autocrítica política son el camino para defendernos del extremismo que probablemente busque venir tras la captura de las instituciones.
 
Además, implementar reformas de fondo como el voto voluntario, la bicameralidad, la exigencia de años de militancia para poder postular al parlamento, la eliminación del voto preferencial son hoy más urgentes que nunca. Y con los que han cometido ilícitos no mostrar debilidad y exigir su suspensión o desafuero, de acuerdo a la gravedad de sus acciones.