El caso Martín Shkreli

Un amigo que sufre de cáncer me contaba que por prescripción médica tenía que hacerse colocar una inyección semanalmente, la cual costaba 5000 soles la unidad, es increíble, pero es verdad.
 
Lo que sucede es que la industria farmacéutica, cuando investiga y descubre un fármaco que cura cierta enfermedad, lo patenta y tiene 20 años para comercializarlo en monopolio, vencido ese tiempo cualquier laboratorio lo puede fabricar como medicamento genérico, por supuesto mucho más barato.
 
Pero durante los 20 años de monopolio, las farmacéuticas cobran el precio que quieren. 
Martín Shkreli, es un americano de 34 años, director ejecutivo de una empresa farmacéutica en los Estados Unidos, su empresa compró los derechos de un fármaco, que es un medicamento exclusivo contra el Sida, y subió el precio de $ 14,50 a $ 750,00 la unidad.
 
Fue denunciado por fraude y sometido a la justicia, quien le impuso una fianza de $ 5 millones de dólares para dejarlo en libertad, sin embargo, por un mensaje que publicó en Facebook, perdió su libertad. Ofreció 5 mil dólares a quien le traiga un mechón de cabellos de Hillary Clinton y la jueza le revocó la comparecencia y lo mandó a prisión por 7 años el 10 de marzo del presente año. 
 
Ya es hora que el gobierno ponga coto a esas prácticas abusivas de algunos laboratorios, que no dudan en poner precios exorbitantes a ciertos medicamentos, convirtiendo la salud en un privilegio que muy pocos pueden pagar.