Los audios de IDL y la revancha por la Ley Mulder

Ningún peruano de buena voluntad no podría dejar de rechazar el contenido de los audios publicados por IDL en el que tres magistrados del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) y otros jueces, están inmersos en tráfico de influencias. Semejante contexto ha motivado una ola de indignación ciudadana no obstante de alguna u otra manera se empieza a notar una clara intención de querer aprovechar el momento para endilgar todas las culpas y responsabilidades del caos en el sistema de justica solo al fujimorismo. ¿Por qué?

Antes vale recalcar que en este momento existe una tensión insana entre Fuerza Popular y un gran sector de medios de comunicación y periodistas alrededor de la llamada ley Mulder que prohíbe la publicidad estatal en medios privados. Pues bien, en este escenario también reconocidos periodistas han develado la podredumbre del sistema de justicia. Pero resulta que algunos de estos reconocidos periodistas se les conoce su marcada posición antifujimorista. Y ese es un detalle muy importante. 

Entonces, el destape de lo que sucede en el interior del sistema de justicia se ha convertido en un capítulo más de la novela entre el antifujimorismo-fujimorismo. Otros medios y periodistas, en guerra contra el fujimorismo por la Ley Mulder, han aprovechado la ocasión para machacar solo a los naranjas y colocarlos en el centro del escenario y de la indignación. Las marchas legítimas de un puñado de ciudadano para exigir una reforma del sistema de justicia se han convertido en realidad en manifestaciones contra el fujimorismo. 

Todo indica que los destapes del manchado sistema de justicia pasa a un segundo lugar y la prioridad de hoy es la revancha de un sector de medios y periodistas con el fujimorismo por la aprobación de la Ley Mulder.

Se intenta así convertir a Fuerza Popular y al fujimorismo en pleno como el gran culpable, no solo de la ruina del sistema político sino además del sistema de justicia. Como todos los males provienen desde el fujimorismo entonces hay que acabar con él.

La apuesta de endilgar la suma de todas las responsabilidades al fujimorismo generará un vacío de poder. Lo curioso es que luego de la transición paniaguista, este sector que hoy le indilga al fujimorismo la responsabilidad por el desastre en el sistema de justicia se atreva a señalarlo cuando gran parte de la arquitectura judicial proviene de sus recetas. 

En esta estrategia la única forma de legitimar al sistema de justicia es que alguno de los adversarios, es decir el fujimorismo y el aprismo, caigan. No sería pues sorpresa de Alan o Keiko pasen de investigados a reos.