Punto de Encuentro

CORRUPCIÓN: SON MÁS

Los actos de corrupción en las esferas del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), Poder Judicial (PJ) y Ministerio Público (MP), entre otras entidades públicas, han conmocionado al país, los titulares de la prensa son más que expresivos, las marchas de protesta en sinnúmero de ciudades y, hasta se ha llegado a asaltar local del PJ y del MP en provincias, quemando expedientes y documentación. ¡De horror!

Es evidente que la corrupción en los estamentos vinculados a la administración de justicia, no son nuevos, aunque si es novedoso que se hayan grabado y escuchado algunas conversaciones implicantes, que por lo menos avizoran tráfico de influencias. Otras no guardan la debida forma ni decoro en los diálogos entre dignatarios de nuestra judicatura, aunque tenemos que reconocer que también existen algunos coloquiales que son irrelevantes.

Recordemos que cuando se conocieron por la ciudadanía los ya famosos videos grabados en las oficinas del jefe real, aunque no formal, del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), entregándose dineros para silenciar o para captar determinados medios de prensa, la indignación fue tremenda, y con ello comenzó el desmoronamiento del régimen político autoritario en que se había transformado el gobierno elegido democráticamente en el año 1990. Fue terrible ver la compra de voluntades y conciencias.

Ahora pasa lo mismo, no con videos, pero si con reproducciones orales, dado que como dice el refrán una imagen vale más que mil palabras, a lo que ahora podríamos agregar que una grabación auditiva vale más que mil palabras escritas.

La gente se horroriza y con razón, clama por sanciones, pero no tiene en cuenta que para que exista corrupción se requiere del corruptor y del corrompido y, que las felonías no acabarán con las investigaciones y sanciones de lo ocurrido, sino en el cambio de comportamiento. Necesitamos más ética y formación en valores.

Es probable que muchos de los que marchan contra la corrupción, compran un lugar en la cola de las entradas al estadio para ver alguna competencia deportiva. Otros estimulan la reventa ilegal de entradas ofreciendo sobreprecio, pero aquí no acaba el tema, pues debemos recordar a aquellos que pretenden evitar la imposición de una multa por infracción al tránsito, entregando dádiva al policía, o quienes sin ningún rubor ni remordimiento, clandestinamente hacen conexiones de electricidad, robándole el fluido eléctrico que debe pagar el vecino. En el suministro de agua también son frecuentes las conexiones ilícitas, pero quien las hace, reclama de la corrupción ajena pero no hace nada para enmendar la propia.

Como podemos advertir no están todos los que son y probablemente tampoco son todos los que están, por lo que se hace indispensable una eficiente investigación, recordando que las escuchas se hacen para conseguir probanza de las acciones del narcotráfico y del crimen organizado en el Callao, pese a lo cual aún no conocemos a los comprometidos en tal situación, que de suyo es más grave que todo lo que hemos visto y escuchado hasta ahora.

Es indispensable que nos den a conocer todo, absolutamente todo lo que tiene significado delictivo.