Punto de Encuentro

Diseña pensamientos y Emprende tu futuro

La metodología Design Thinking o pensamiento de diseño es aplicada a menudo por distintas organizaciones en estos últimos años. Permite generar ideas innovadoras que centran su eficacia en entender y dar solución a las necesidades reales de los usuarios.

Este proceso se compone de cinco fases definidas. Si bien tiene un orden específico, este no es restrictivo. Las etapas son: empatiza, define, idea, prototipa y evalúa.

Empecemos con EMPATIZAR aquí se debe entender la necesidad del usuario, es decir, ponerse en sus zapatos. Para así buscar soluciones concentras a su problema. Se recomienda conversar con todos los involucrados, observar y escuchar sin prejuicios.

El siguiente paso es DEFINIR recopila toda la información recolectada en el primer paso. Aquí depuraras información, te quedas con lo que realmente genere valor y te ayude a alcanzar nuevas perspectivas.

IDEAR, en esta fase, deja volar tu imaginación, genera espacios de trabajo en grupo, de preferencia al aire libre con equipos multidisciplinarios. Actividades como la lluvia de ideas o mapas de empatía favorecen el pensamiento creativo. Déjate llevar y vuelve a ser niño: decir lo que pensamos y eliminar los juicios de valor nos permitirá innovar y probar lo diferente. Recuerda que, muchas veces las ideas más estrambóticas son las que generan una gama de soluciones visionarias.

PROTOTIPAR: vuelve tus ideas realidad. Siempre ten en cuenta que debes construir un producto mínimo viable. Lo que te ayudará a tener un objeto que probar, el cual te permitirá cometer errores, evaluar alternativas, controlar el proceso, comunicar hallazgos y así identificar posibles fallos. No temas equivocarte y disfrutar de ello. Hazlo cuantas veces lo necesites.

Por último, EVALUAR, pon a prueba tu prototipo con usuarios finales. Explícales las bondades del cambio y permíteles aportar ideas que pulan la solución. Durante esta fase evolucionaremos nuestro prototipo hasta convertirlo en la respuesta que estábamos buscando.

Este método se hizo famoso cuando empresas como Apple, Google o Zara lo empezaron a utilizar. Es un gran generador de innovación y, lo mejor de todo, es que puedes utilizarlo en cualquier campo de trabajo. ¡Rompe paradigmas, diseña pensamientos y emprende tu futuro!