Punto de Encuentro

JURISDICCIÓN O COMPETENCIA: LA MAL LLAMADA “JURISDICCIÓN” EN LAS MUNICIPALIDADES

Todos, en determinado momento o situación, hemos dicho o escuchado decir que determinada zona o determinada función se encuentra dentro de “la jurisdicción” de la municipalidad, haciendo referencia que dicha zona o función tiene que ver directamente con la municipalidad a la cual queríamos mencionar; sin embargo, ¿es correcto el término jurídico “jurisdicción” en el ámbito de las municipalidades? Sencillamente, no.

Recuerdo aquellas clases en las cuales tuve la oportunidad de llevar el curso de Introducción al Derecho Civil, en la Universidad, con el profesor José Alberto Montoya Pizarro, debido a que mientras nos explicaba lo relacionado a la “jurisdicción”, hacía hincapié sobre el mal uso del término antes señalado con respecto a jurisdicción y municipalidades; a decir verdad, en aquel momento no lo comprendí bien pero, hoy por hoy, me gustaría ampliar un poco más lo que en ese momento mi profesor quiso dar a entender a la clase.

No comprendía porqué mi profesor, con suma efusividad, mencionaba que jurisdicción no tenía nada que ver con municipalidades y que la misma normatividad municipal avalaba dicho error y, es que en la misma Ley Orgánica de Municipalidades – Ley N° 27972, en su artículo 3° señala literalmente: JURISDICCIÓN Y REGÍMENES ESPECIALES, estableciendo, de esta manera, muy expresamente, que de alguna forma las municipalidades cuentan con algún tipo de jurisdicción; por lo tanto, ¿cómo saber si las municipalidades tienen jurisdicción y, de no tenerlas, qué es lo que se le debería atribuir como órganos autónomos de gobierno?

Nos remitiremos a los artículos 138° y 139° de la Constitución Política del Perú, el cual señala el primero que “la potestad de administrar justicia emana del pueblo y se ejerce por el Poder Judicial a través de sus órganos jerárquicos con arreglo a la Constitución y a las leyes” y, el numeral 1) del artículo 139° señala que, son principios y derechos de la función jurisdiccional: La unidad y exclusividad de la función jurisdiccional. No existe ni puede establecerse jurisdicción alguna independiente, con excepción de la militar y la arbitral.

Por ende, ya habiendo quedado claro a través de la Constitución que la unidad y exclusividad de la función jurisdiccional pertenece al Poder Judicial, quien es el órgano encargado de administrar justicia y, por su parte, el tribunal militar, que tiene su propia organización en las fuerzas armadas y fuerzas policiales solo se juzgan a todos aquellos militares que hayan cometido delitos en ejercicios de sus funciones y el tribunal arbitral que es un organismo particular, es necesario determinar lo que señala la Ley Orgánica de Municipalidades con respecto a la jurisdicción municipal.

El referido artículo 3° de la Ley Orgánica de Municipalidades establece jurídicamente, el mal uso del término jurisdicción, defecto de técnica normativa muy frecuénteme que se repite en varias leyes orgánicas de municipalidades; esto es, que inclusive la derogada Ley N° 23853, contenía una redacción similar en su artículo 6°, lo que conlleva al error en la vigente Ley Orgánica de Municipalidades – Ley N° 27972. En ambos casos y en la normatividad anterior, a lo que se refiere a “jurisdicción” con relación a las municipalidades es el ámbito territorial en donde ejercen su autonomía como uno de los niveles de gobierno.

El Dr. Juan Monroy Gálvez, explica en su “Introducción al Proceso Civil”, cómo se podría haber generado la confusión señalando lo siguiente: Prescindiendo de que si se trata de órganos jurisdiccionales, administrativos o legislativos, suele considerarse que cada uno de estos tiene un ámbito territorial de vigencia, de tal suerte que dentro de ese contexto, sus funciones son plenamente válidas y eficaces. En el caso peruano, por ejemplo, si nos acercamos a una dependencia policial a denunciar un hecho, es posible que el encargado de atendernos nos diga que no puede registrar nuestra denuncia porque el hecho ha ocurrido “fuera de su jurisdicción”. Sin perjuicio de la claridad del mensaje, no cabe duda de que se trate de una aceptación jurídicamente equivocada. Lo que se da a llamar jurisdicción en este caso, no es otra cosa que la COMPETENCIA territorial de un órgano estatal.

En consecuencia, el término “jurisdicción” mal usado en dicho artículo, debe de entenderse como el poder o la COMPETENCIA de una municipalidad para gobernar y ejecutar sus funciones dentro de un territorio determinado o específico. Siendo que las municipalidades, a través de sus máximos representantes tienen funciones administrativas y ejecutivas, considero que las municipalidades tienen COMPETENCIA FUNCIONAL ADMINISTRATIVA Y EJECUTIVA, o sencillamente “competencia”, bastante lejos de lo que “jurisdicción” en su correcta interpretación jurídica, tiene.