Punto de Encuentro

Democracia social y la agenda de reformas sociales

En la guerra de extremos desatada en el Perú, en la cual no existen casi vestigios de objetividad ni sensatez, los bandos en disputa -el Fujimorismo con rasgos autoritarios aún y sin un plan mínimo ni una visión para el Perú y la neo oligarquía aliada y/o financista de la izquierda criolla- no se han preocupado realmente por los problemas de la gente, mucho menos por construir una plataforma para relanzar el Estado o impulsar la implementación de una segunda etapa republicana en la cual todos tengan las mismas oportunidades y sean auténticamente iguales ante la ley. 

En ese orden de ideas han quedado fuera o casi fuera de la discusión:

- Un paquete propositivo para estimular el empleo y las oportunidades para los jóvenes, que incluya además capacitaciones para aumentar su empleabilidad. También la promoción agresiva de becas para que el talento peruano joven pueda formarse en universidades del exterior y regrese a aportar a la patria. 

- Un conjunto de reformas y medidas que fortalezcan y haga la vida más fácil a las Mypes, que impulse su formalización, pero que no sea pensada desde la gran empresa, que no sea artificiosa, como lo planteado por Kuczynski al iniciar su corta administración. Un impulso de crédito y sobre todo de orientación y seguimiento al emprendimiento. Que incluya además el gran segmento autoempleado alrededor del transporte menor, la minería informal y la pesca artesanal. 

- Decisiones firmes, nacidas del consenso y el estudio de la realidad del Agro nacional, en donde en los últimos años quizás haya sido el sector que peores ministros ha tenido. LMás de 7 millones de peruanos son los que giran alrededor de esto y que no tienen un mensaje desde la política y el Estado. 

- Una agenda laboral que contenga 4 o 5 medidas concretas y consensuadas para los próximos años que generen predictibilidad, estimule la contratación, pero que no atropelle los derechos laborales. 

- Un piso mínimo de bienestar en salud -que incluye el debate sobre el costo de los medicamentos en el Perú- y en Educación. Con una supervisión mayor a muchos centros de estudios que cobran a las familias de pocos recursos o clase media y en realidad son una estafa, que en realidad son inmensas fábricas de desempleados. 

- El desarrollo de un gran plan nacional de construcción de infraestructura popular, con participación directa de la ciudadanía organizada. Esto servirá a la vez para ayudar a reactivar el empleo como para generar bienestar con pistas y veredas, canales de regadío, involucrando a la gente sin intermediario, acercándolos al Estado, hoy visto con desconfianza y distancia.

- Revisión y debate del tema previsional en el Perú 

- Una revolución de la propiedad que otorgue la titularidad del Sub suelo a los que tienen la propiedad del suelo. Lo cual en términos reales es una revolución de riqueza. 

La Democracia Social debe pelear por estas banderas y construir definiciones en estos campos, ya que es lo que realmente sienten y piensan las mayorías nacionales: El debate de los cambios y reformas de orden político y de justicia ya se inició, falta el gran debate social. 

El momento impone impulsar la Justicia Social con conocimiento y decisión, radicalizar la democracia y la participación, para evitar que el discurso extremo y que la oferta de revancha y venganza no avance en el país y lo lleve a la bancarrota y a la promoción del odio politico.