Punto de Encuentro

Apuntes sobre la Cuestión de Confianza y la Política Peruana el 17/09/2018 por PERCY VILCHEZ SALVATIERRA..

Apuntes sobre la Cuestión de Confianza y la Política Peruana el 17/09/2018  por PERCY VILCHEZ SALVATIERRA.
1.
Es interesante que el Ministro del Interior, Mauro Medina, aparezca en escena asegurando la legitimidad de la Cuestión de Confianza dos días antes de la exposición del Premier ante el Parlamento.
Obviamente, el oficialismo está planificando la Disolución del Congreso y, en consecuencia, toma las medidas adecuadas para viabilizar tal fin. 
2.
Esta medida es plausible dado el flagrante obstruccionismo de Fuerza Popular pero, también, es paradójica. 
¿Y si se hallan vínculos "concretos" entre Vizcarra y Odebrecht en el curso de las siguientes semanas que impliquen la comisión de delitos y, por lo tanto, se acredite su incapacidad moral para gobernar? 
3.
En la improvisada y nefasta política actual es menester vivir el día a día pero nunca se había llegado a estos extremos.
4.
Que se aniquile el Congreso sería positivo dado su obstruccionismo, bajísimo nivel intelectual y altísimo nivel de desaprobación popular pero retrasaría las reformas propuestas hasta que se den nuevas elecciones y se reconstituya el Congreso disuelto.
Pase lo que pase no crean que Vizcarra es un adalid de la democracia.
5.
La ceguera de los antifujimoristas y "progres" es infernal y preocupa puesto que el futuro y la opción de cambio a este sistema de corrupción tan grande podría provenir de este extremo del espectro político. De hecho, todos los partidos que no entiendan la necesidad histórica de orientarse hacia la izquierda, en este momento, podrían desaparecer y no implicarían un daño para la escena política. En todo caso, la mayoría de antifujimoristas furiosos y “progres” parecen no advertir, en su celo y obsesión antinaranja, que Vizcarra es un individuo exento de probidad y que, fácilmente, puede devenir en un autócrata.  
6.
Desde luego, ha sido muy positivo que el Presidente Vizcarra "extorsione" al Congreso pero no es el personaje más adecuado para ejercer la democracia ni para oponerse plenamente a la corrupción. Mi impresión es que sus vínculos con Kuntur Wasi y Chinchero lo invalidan para representar al país en la condición de Presidente de la República. Recuérdese que Fuerza Popular le facilitó el acceso al cargo a fin de manipularlo  dado su larguísimo “rabo de paja”. 
Por lo tanto, que al Fujimorismo le haya salido mal la jugada no implica que Vizcarra se haya visto liberado de culpas y responsabilidades.
7.
De hecho,  todos los que sabemos algo de Derecho entendemos que la Cuestión de Confianza no es la figura más pertinente desde un estricto enfoque técnico jurídico pero es claro que el Poder se impone al Derecho y a vista, paciencia y goce del “pueblo” peruano “indignado”.
El Fujimorismo manifiesta que la Cuestión de Confianza no se ajusta a Derecho y si tuvieran capacidades y legitimidad moral podrían oponer que se ha dado una interferencia y un intervencionismo indeseable por parte del Ejecutivo que por vía de un Decreto Supremo les ha hecho un gran “ajuste”. El problema es que su cerrazón y abierta complacencia con la corrupción invisibiliza la circunstancia descrita.
8.
La tragedia del Perú es haberse orientado siempre hacia el autoritarismo. Cuidémonos, por tanto, de los aspirantes a sátrapas y de los nuevos "Montesinitos".
9.
Lo peor es tratar de resolver la corrupción luego de casi dos décadas de alcahuetería con la Constitución dispuesta por el régimen corrupto hasta lo inconmensurable, es decir, la Constitución de 1993. Paniagua no la desestimó ni convocó a la Asamblea Constituyente como corresponde a toda transición que vaya de una dictadura hacia la democracia. García no tuvo ningún interés en forzar la restitución de la Constitución de 1979 y las reformas naturales que habrían correspondido. Humala juró por la Constitución de 1979 pero su ánimo reformista no duró ni una semana. Luego, PPK cuyos orígenes conformistas son reconocidos por todos no intentó ningún cambio y su adlátere ahora en la Presidencia tampoco.

10.

Hoy día, la gente de bien puede estar en contra del Congreso y esta ira puede considerarse "santa" y es imposible estar en desacuerdo pero debemos estar preparados en caso que Vizcarra intente postular en el 2021 o si intenta convertirse en un dictador. 
No calibrar estas posibilidades correspondería a personas muy ingenuas o muy perversas y ninguno de estos extremos puede ser bien recibido en el escenario del pensamiento y la inteligencia.