Punto de Encuentro

Pobreza y errores de intervención organizada en el Perú actual.

La experiencia de un consultor en temas sociales.

Ronald Jesús Torres Bringas

ronsubalterno@gmail.com.

El tema de porque el trabajo de las ONGs a veces no es sostenible en el tiempo en las comunidades deprimidas por la pobreza en las zonas rurales.

Partamos de dos lecturas que se entrecruzan pero que son de modo larvario las causas de porque la pobreza estructural no se vulnera en las ruralidades...No voy a hablar mas que de forma hipotética, pues por observación metodológica solo se hace lo que se  pide y estila, y las recomendaciones muchas veces nos son escuchadas. Mientras se escruta evaluaciones de todos los programas estructurados para provocar un desarrollo planificado en una zona de pobreza rural alto-andina, de quechua hablantes y de comuneros que también hablan español, se observa otros detalles informales y aleatorios mientras se visita  las calles, y los pocos comercios, y a lo lejos se siente el espacio desolado e inmenso de las grandes montañas y bosques raquíticos.

Uno es la información redirigida para obtener mediante un plan un dato plausible que luego permita el control realista de una situación y ser susceptible de ser transformada. Lo que toda la ciencia hace. Observar el hecho en su fenomenalidad vital y luego modificarlo,  para romper el círculo de la pobreza. Los proyectos y los planes de acciones operativas que tuve que se evalúan en sus metas y resultados esperados no siguen ciertamente los patrones que las actividades habían perfilado con antelación. Se ve una y otra vez las preguntas, los expedientes, y se ingresa a conseguir otros diagnósticos rurales e informes técnicos de las autoridades poblacionales. No se encuentra gran discordancia, sino algo que no se hallaba a simple vista en las consultas y ejecuciones que se reportaban con propiedad.

Se piensa que seria negligencia de los técnicos y especialistas, pero siempre se cuenta con gente competente y meticulosa. Entonces lo que se hace es  sondear no a lo líderes, sino a los no interventores de las comunidades. Se entra en los colegios, y se conversa con los abuelos y madres de familia, y se fija en su lenguaje corporal y en la conducta en diversas situaciones de los comuneros. Los programas de intervención atacan de forma programada todos los aspectos de la localidad, tratando de no ejercer una ruptura con la idiosincrasia de la cultura, sino generar una evolución sostenible y que controle su propio desarrollo.

Se ve un problema. Los indicadores base, y lo esbozos iniciales para lograr el desarrollo eran diseñados de modo vertical desde gabinetes que no tenían ni mas mínimo contacto con las culturas impactadas. Primer problema. Forzar la realidad a la idea p a la teoría, y pensar que se puede moldear una realidad según la calidad del diseño. Luego se ve un segundo problema de moralidad profesional y no de eficacia. El pragmatismo para resolver eventos inesperados en el manejo de los programas, lleva a una situación del cuidado profesional y el crédito de los profesionales reputados. El especialista se convierte en "parchadores", y decisores que pensaban en temas de coyuntura. Cuando las papas queman se decide por separado y delegación, y no se conversa realmente. Cada uno hace lo suyo y tolera los embalses del programa de intervención.

Pensar que las realidades son sistemas que hay que modificar donde lo único central es la persona en su intervención en el entorno. Y que todo debe encajar como funciones racionalmente controladas es no ver, que el plan, y los procesos decididos, pueden conducir a mutaciones inesperadas y a resultados regresivos. Los sistemas de vida de la ruralidad a pesar de la miseria material que demuestran tienen un problema de conexión animista con el territorio donde moran. Su psicología forjada a través del tiempo ha sido el resultado de domesticación con un medio tan complicado e inhóspito. No fue sino un proceso muy imaginativo y que respetaba un orden natural. Luego las culturas que florecieron a través del tiempo, hasta estas poblaciones empobrecidas a pesar v de sus manifestaciones tan distintas y complejas, eran organismos jerárquicos y especializados en apegarse al ritual, y sobre esa base hacer germinar la vida de su entorno. Desde la selva, sierra hasta la costa, las culturas eran una especie mas entre muchas expresiones energéticas y mitológicas que la vida generaba. Es ritual todo aquello que consigue prevalencia en simbiosis con el entorno vivo, sin alterar el ecosistema natural, sino incrementándolo.

¿Qué tiene que ver con el futuro esto? Toda esta ruralidad ha resguardado todo este saber practico y cultural en menciones residuales de sus sociedades y se han apegado a una idea externa e infraestructural, del progreso y el bienestar que consideran es su bien, pero que en la practica no los reordena sino los va descomponiendo y empobreciendo mas.

No se puede implantar una visión del desarrollo en una población rural que a ciencia cierta no a aparece en el lenguaje predominante, cuando sabes que de repente se halla tan silenciado y olvidado que se tiene que buscar en lo que no es visible ni audible a primera vista. Los golpes, la violencia, y la discriminación han sido tan aplastantes que el olvido ha sacado del lenguaje los fundamentos desde los que mover a una cultura para su bienestar pleno, La miseria y el sufrimiento y esa cultura de que hay una salvación si la pobreza se convierte en una valoración. Que si hay condiciones perfectas para el despertar de sus talentos y propiedades colectivas es suficiente para que se gesten cambios sistémicos es una reverenda ignorancia vestida de especialización o mal entendida solidaridad.

En mi opinión las formaciones técnicas e intelectuales desde las que se parte para estudiar de modos diversos nuestras culturas rurales, sobre todo las mas deprimidas, parten de una idea comparativa con otras realidades que difícilmente se parecen al Perú. Eso lleva a que aunque sofisticado el plan lleve al fracaso porque en la propia intervención no se esperaba que algo seguro llevara a la entropía (Muerte de un sistema  de vida) y a peores problemas.

Para que se entienda, no solo hay conveniencia para que estas poblaciones sigan varadas en su misma pobreza. Sino que hay estructuras de poder tan arraigadas en nuestros profesionales y en sus clientes empobrecidos, que se cree que la técnica solidaria y asistencia lista, e incluso una actitud de querer ayudar, cuando en el fondo es decir "haz lo que yo te digo porque yo soy poder", llevan a la tiranía y al fracaso mas terrible. Eso ha sido el negocio de las ONGs, y de todos aquellos operadores malintencionados que han incubado en el pueblo la idea que el odio y la katarsis de la violencia es la solución para nuestros males.

La humilde sugerencia, que se propone desarrollar  en estrategias a todo nivel lingüístico y no lingüístico es que hay que partir de una idea de no poder y no control sobre la realidad para alterarla de modo no erróneo. Que quiere decir, que todos los planteamientos de intervención han partido de pésimos diagnósticos considerados finisimos, y que todo lo que se ha ejecutado de modo organizativo y político ha chocado con que se empieza desde algo que debería ser un resultado no coaccionado, sino construido de modo libre y espontaneo. Por eso los impactos desiguales, y el accidente de la individualización, los conflictos, la idea del mercantilismo, la corrupción, y los demás vicios que la supuesta modernización nos han traído, y que se arguye que son solo por un tiempo, son el producto maquiavélico de usar a tontos útiles con grandes galones y buenas intenciones para solo crear consumidores y ladrones cínicos a todo nivel.. El control que se ha vendido como remedio ha sido la enfermedad, que el paciente ha ingerido porque el mismo no se reconoce como portado de su propia acción, de salir de se propia miseria.

Ya muchos han reaccionado y sobre la base de la creación en el suelo de la pobreza y la discriminación, se ha levantado una gran potencialidad de emprendedores, y empresarios, Inteligencia practica que actúa y piensa sobre la marcha. Pero a esta capacidad de adaptación le falta que se vuelva un mecanismo de articulación universal sistémico que reconozca que somos un organismo descoyunturado pero vivo, y autoconsciente. Que esto se vuelva intervención en los niños y niñas en base a la enseñanza de lo que es cada cultura local, su musca, su poesía, su historia, el mundo de las energías de las plantas y los animales. Hacerlos sensibles y amantes de todo lo que rodea, hacerlo ver que deben estar enamorados de la tierra y todas sus riquezas. Y sobre esa base forjar el autodominio y el cuestionarse todo. Todo apegado al trabajo práctico y humilde, de sus colegios, sus calles, sus casas, y sistemas medioambientales

De ese modo se inscribirán los valores ancestrales que nunca debieron ser expulsados de nuestra dirección política, y generar esa autoconfianza, que acumule un saber y conocimiento que de vida a una técnica y a una valoración de sociedad natural que sobre la base del amor a esta nación, consiga generar el ingenio que construya una cultura material de actores e instituciones originales que respeten a todo nivel los fundamentos desde los cuales alcanzar un nivel de civilización genuina y que redefina la modernización y los cambios tecnológicos. Solo la solidez emocional y del sentir como base de la sociedad, puede controlar y hacer fluir la imaginación racional que de forma a una estructura de Estado y de organización que no sea percibida como regulación, sino que sea la sabia. Materialización de un espíritu que controle y dialogue de modo interactivo y que renuncie al poder de un ideal que no deja vivir el regalo del creativo presente. Sin esta auto-consciencia mas allá de uno mismo no se puede cambiar el destino suicida de nuestra tierra, que desea que la humanidad del peruano y de todo aquel entienda esto en otros países, desaparezca y vuelva a enriquecer su lenguaje practico en el cuidado y reasunción con naturaleza.

Este articulo escrito a modo de testimonio no va solo a la cabeza de los decisores y asesores, sino que intenta comunicar un sentimiento de como organizarnos desde nuestras raíces mas minimalistas, y desde ahí construir,  Estado, técnica, espacios urbanos y rurales, y economía, en asimilación y control de los aportes del progreso técnico y material de las sociedades globalizadas.