Punto de Encuentro

Apuntes para una nueva propuesta programática de la Democracia Social peruana.

Sin duda en el Perú la regeneración política de los partidos en general y del aprismo en particular pasa necesariamente por exponer una nueva narrativa que explique de manera solvente los hechos ocurridos en los últimos 40 años. Además por enarbolar un programa de cambio social, popular y republicano; además por una propuesta de modernización organizativa y finalmente por el surgimiento de nuevas vocerías que expresen a la vez un nuevo impulso pero también los valores fundacionales. Todo ello es indispensable especialmente en el APRA para evitar caer en el infantilismo de izquierda marxista, en el pragmatismo sin horizonte conceptual o en el conservadurismo que cuida el statu quo.

Me detengo hoy en la propuesta programática, en aquello que en otras ocasiones he denominado "un nuevo programa para la justicia social". He escogido 20 ideas fuerza, siendo el abanico mucho mayor. La intención es, en alguna medida, relanzar o refundar el Estado inaugurando una segunda etapa republicana, al entender que tanto el aparato estatal tal cual está diseñado y la primera etapa republicana han sido insuficientes en el logro de sus objetivos. Hay que señalar que una buena parte de lo que se busca es frenar el control que sobre la política y las decisiones del país ejerce la "Constructocracia", la nueva plutocracia rentista, aliada con la izquierda criolla limeña y que ha lesionado la moral y las arcas públicas. 

Agrupamos las medidas con un criterio de temporalidad para un mejor análisis: 

Corto Plazo:

-Ley de la austeridad nacional: (reducción a la décima parte -o menos- de los gastos en publicidad estatal en medios de comunicación privados y a la décima -o menos- en consultorías externas; reducción de los sueldos dorados para los funcionarios de confianza como ministros o representantes como parlamentarios).

-Reducir a la mitad las exigencias de trámites para la pequeña y gran inversión nacional y extranjera. Inicio del fin de la tramitología. 

-Sancionar a las consorciadas con Odebrecht impidiéndolas contratar con el Estado Peruano. Anulación de los peajes leoninos. 

-Reorientación de las políticas del MIDIS para luchar con real efectividad contra la pobreza, contra la desnutrición infantil y contra la anemia.

-Ley para promover el acceso a los medicamentos más básicos de acuerdo a los precios internacionales y no a 15 o 25 veces su valor. Ello con especial atención al cáncer y a la diabetes. Las posibilidades de mantener una buena salud no deben ser un privilegio. 

-Incrementar las horas de clases en la educación pública básica y retomar la enseñanza de cursos como Historia del Perú. Las mayorías populares tienen derecho también a una buena educación y al estímulo de su curiosidad intelectual y cultural, no sólo los colegios privados de élite. Fortalecimiento y ampliación de los colegios emblemáticos que están gestando la nueva clase dirigente popular. Relanzamiento y profundización de los procesos de meritocracia en el magisterio, porque nuestros niños tienen derecho a tener los mejores profesores.

Mediano plazo:

-Reforma Constitucional para establecer la propiedad del subsuelo y para poder titular los predios registrados a nombre de privados. Consolidar un país de propietarios debe ser uno de los pilares del aprismo. 

-Rediseño de la SUNAT y de sus principios para que no asfixie a los pequeños y perdone a los grandes. En general un giro a la estrategia del Estado para estimular la formalización de la Mype: de oferta de beneficios y gradualidad y no de espíritu persecutorio. Estrategia especial para la formalización minera. 

-Banco de la Juventud: para financiar a los jóvenes emprendedores y sus proyectos; para promover becas en el extranjero para los más brillantes en carreras estratégicas para el desarrollo nacional y para acceso a vivienda joven. El APRA debe promover la revolución del empoderamiento de la juventud. 

-Participación popular en la administración de recursos para la construcción de pequeña infraestructura y para la gestión de colegios y salud pública como se hizo con los "clas". Devolverle a la gente parte del poder. "Radicalizar la democracia"

-Apoyo a un rediseño gradual de los esquemas del Agro para su especialización y la posibilidad de consolidarse en una oferta de productos "boutique" a nivel internacional. Ello con un plan consensuado y por etapas. 

-Plan nacional para el empoderamiento de la mujer. 

-Construir las condiciones para una adecuada convivencia del agro con la minería. "AgroMineria" como concepto clave. 

-Poner un límite a la tercerización de los contratos de trabajo respecto a la gran empresa. 

-Pena de muerte para el delito de violación de menores de 8 años. 

Largo Plazo

-Acuerdo Nacional por la Infraestructura (Plan 2021-2046) 10 Mega Proyectos Nacionales. Planificación del primer cuarto siglo post bicentenario. El tren de la costa, el tren bioceanico con un nuevo puerto en Ilo, una nueva Carretera Central, el túnel de Ticlio entre otros deberían tener un nivel mínimo de acuerdo.

-Reforma profunda del Estado: Reducir el tamaño del Estado, fusionando ministerios, haciéndolo más pequeño pero más fuerte y eficiente. Digitalización total y repensar la descentralización. 

-Bicameralidad, eliminación del voto preferencial y voto voluntario. Eliminar del registro de organizaciones políticas a los movimientos regionales de la misma forma que se hizo con los distritales y provinciales. 

-Política nacional de áreas verdes, reciclaje y ambiental. 

-Profundización del intercambio comercial con China y La India, bajo el instrumento del fortalecimiento y activación de la Alianza del Pacífico.

Estas ideas tienen por fin iniciar un debate en los comités apristas del territorio nacional y en los CAEX (Comité de apristas en el exterior) y con distintos grupos de trabajo del Partido de Haya de la Torre y con otros espacios que se reivindican democráticos-sociales o socialdemócratas. 

Una ola renovadora sin propuesta de cambio social para las mayorías populares ni responsabilidad no podría ser otra cosa que una mascarada frívola de pequeñas ambiciones arribistas. El APRA fue fundada para la gran transformación. Respetemos nuestro legado.