Punto de Encuentro

No deciden, solo aconsejan

Después del referéndum (aunque más parecería plebiscito sobre la gestión presidencial) del 09 de diciembre, sobre cuatro reformas constitucionales parciales, el Presidente de la República Ing. Martin Vizcarra, ha nombrado una Comisión para que estudie las reformas políticas que podrían plantearse al Congreso de la República para que las evalúe.

Todavía no había salido publicado en el diario oficial “El Peruano” el nombramiento, que dicho sea de paso es ad honorem, ni menos aun instalada la Comisión, y ya habían saltado a la yugular de los nominados, los que se oponen a ello.

Reconociendo que todos los ciudadanos tienen legitimo derecho a opinar, a expresar sus preferencias, a manifestar sus desacuerdos y divergencias, en esta oportunidad carecen de mayor racionalidad.  Veámoslo:

En primer lugar se menciona que aun la autoridad electoral no ha terminado de evaluar y dar cuenta de los resultados oficiales del referéndum respecto a las modificaciones constitucionales, y menos todavía se han publicado oficialmente las variaciones, por lo que sería prematuro ocuparnos de reformas políticas. La verdad, un estudio de simples propuestas, no tendría porque esperar nada, más cuando la ciudadanía está embalada por reformas y por la lucha contra la corrupción.

Se ha manifestado que el Presidente de la República no tiene porque nombrar a consejeros ajenos a la administración pública.  Lo cierto es que nada lo impide y puede nombrar a los asesores que le de la gana, si son de su confianza y son conocedores de la temática para la que se les solicita asesoría.

También se ha dicho que una Comisión nombrada por el Ejecutivo no tiene porque sobrepasar y ponerse por encima del Consejo de Ministros y del Congreso de la República.  Esto tampoco tiene sustento pues se trata de una comisión asesora, no decisoria, que únicamente estudia el tema y hace proposiciones y proyectos normativos que luego el Consejo de Ministros meritua, pudiéndolos confirmar, modificar o dejar de lado.  Ello sin olvidar que para que el Presidente de la República pueda enviar proposiciones al Parlamento ellas deben estar aprobadas por el Consejo de Ministros.  Esas propuestas son procesadas por el Congreso que las dictamina y debate, por lo que al fin de cuentas es quien decide, más no la Comisión, que como repetimos, es meramente informante. 

Igualmente se ha criticado que en la Comisión no estén representadas las diferentes tendencias políticas.  Ello sería francamente imposible, pues entre partidos nacionales representados en el Congreso, partidos que tienen inscripción oficial pero no vigencia real, hay registrados más de 20 Partidos Políticos.  No se puede contentar a todos, a algunos les gustará la composición y a otros no.

Se ha dicho que los integrantes de la Comisión no tienen experiencia política en partidos y que son simples académicos.  Cierto es que la experiencia en la “cancha” se valora, pero si en la Comisión están algunos experimentados y otros no, la grita sería generalizada.

No conozco a todos los miembros de la Comisión, pero quien la preside Fernando Tuesta es ampliamente conocedor del oficio, pues fue jefe de ONPE en momentos muy difíciles.  Martin Tanaka goza de prestigio como consultor y Milagros Campos no solo es académica en temas constitucionales, sino una eficientísima y seria asesora por muchos años en el Congreso y en otros organismos del Estado.

El suelo pues, está parejo y no hay motivo para sobresaltos.