Punto de Encuentro

Para los épicos.filones sobre literatura...

Platón antepuso la ética a la estética. Infravaloraba a los poetas, lo hacía en nombre de una verdad etérea que resolviera la crisis de la ciudad estado. Tenía algo de razón pues detecto en los poetas un afán por hacer belleza de las bajezas humanas. Estaba contra los sofistas que destruyen el bien común.  Reincorpora la estética como medio de persuasión advirtiendo   que explicar sin retórica,  no moviliza a los reales hombres. La ética es el ejercicio de una vida plena mientras los hombres no transiten hacia la belleza sin yugo. Aristóteles lo friega y de ahí viene el realismo como orgullo de los que nos decimos fuertes o maduros. Sócrates inicio el reino de la razón. Trataron de darle un sistema a lo que nació como un asombro. Responsables, pero temerosos de la guerra a la vida.

No había ética, pues las personas vivían sin planes y en armonía,  inmersos en la naturaleza circundante. La unidad en la diversidad era imperceptible. Todo lo que es sentido práctico estaba en su lengua. Era canto y no ambición de dominio o uso. Homero cantaba a los grandes hombres. El lenguaje  sonaba a la naturaleza, a los héroes naturales. Eran estetas. Espíritus, y  guerreros/as a fuera. Esta fuerza  llego hasta el romanticismo, y  murió en el realismo, infectado de materialismo.

El realismo- antihéroe, y  el nihilismo nos pintan una estética del derrotismo y  la autodestrucción del hombre, como  expresión de vanidad y falta de sentido, sin voluntad por vivir. Los malditos, existencialistas y sus epígonos actuales  se ven como desterrados y celebran el materialismo más retrogrado. Psicópatas y cínicos descarados. La estética se ha vuelto un refugio para los que odian su vida, y desean que la imaginación esté fuera del  mundo. La Palabra es de  muertos sin lazos reales con las personas. No hay sanación con la fuerza de la palabra. ¡Que vuelva la épica que da sentidos comunes! La palabra pertenece a los hombres y mujeres fuertes que desean volver a ser soberanos de la tierra.