Punto de Encuentro

La Bicicleta (II Parte)

Por Juan Carlos Mejía Seminario

Diciembre 2016. Alan García.

Ha estallado el escándalo Lava Jato. Odebrecht. Una vez más pediré que me investiguen y levanten el secreto bancario. Que se cansen buscando. Jamás encontrarán nada. Mis enemigos que tanto me odiaron aparecen complicados. Olivera mi gran acusador embarrado al haber intercedido ante el Contralor para que se beneficie a esta empresa. Humala, Nadine. Toledo, Villarán, Ppk comprometidos. Hay nombres, montos, cuentas. La vida da vueltas. Si. Como llantas de Bicicleta. Y el Grupo poderoso dueños de los medios de comunicación que me demolieron están comprometidos hasta el  cogote. 20 millones en el Gobierno de Toledo. Casi 8 millones con Nadine y Humala. Y en cambio ya individualizaron que en el Gobierno aprista no está comprometido el Presidente. La vida da vueltas. Como llantas de Bicicleta. Y esa foto en Madrid paseando en bicicleta. Tan extraña es la vida. Espero el Partido encuentre su cauce. Es hora que en el 2017 se contribuya a la patria. Ya tengo 67 años. Los años no pasan en vano. Es hora de otro tiempo. Tiempo de la Bicicleta. Ni más ni menos.

Enero 2017.  Juan Carlos

Me pregunto si es posible que algunos o muchos temas que usted y yo hemos conversado puedan ser alguna vez de dominio público mi estimado Presidente. A veces, vuelvo la mirada atrás y vuelve a mi mente ese balconazo de aquel verano de 1986. Y entonces, puedo oír su voz, la voz de un hermano mayor hablándome de liderar mi propio camino y mi destino. Y puedo sentir la misma adrenalina de aquel momento. Desde ese día o tal vez más antes, una serie de coincidencias hacía que me encuentre con Alan, mi amigo. Y desde ese día, pues una cierta fuerza me hacía sobreponerme una y otra vez sobre cualquier adversidad o circunstancia. Si usted lo permite Presidente, yo podría de vez en cuando publicar algunas reflexiones personales. Claro. Siempre y cuando usted lo tome a bien.

Abril 2017. Alan García

Han aparecido mis iniciales en la Agenda de Marcelo Odebrecht. La prensa adversaria y los enemigos de siempre sonríen y empiezan a decir que ahí están las pruebas que faltaban. Me relaciona con un proyecto. Con el proyecto Olmos. Pero si se dan cuenta. No son mis iniciales. No hablan de mí. Hablan de la empresa brasileña Andrade Gutiérrez. No de Alan García. Sin embargo, la campaña de demolición ha empezado. Desde enero los canales me sacan con el casco de Odebrecht y el uniforme de Odebrecht. Incluso tienen un Spot algunos canales y radios diciendo, la Ruta de la Corrupción y me ponen a mí encabezando. A pesar de que he probado y demostrado una y otra vez que no tengo nada que ver con esos actos. A pesar de que no hay ni una delación que me vincule ni nada, igual que en 1987 la prensa repite y repite prácticamente insultos y difamaciones.

Mayo 2017. Juan Carlos

El mes de María. El mes de la madre. El mes del cumpleaños de Alan. Ya me dio autorización para que escriba algunos temas. Recuerdo el trato de toda la prensa antes de la propuesta de Nacionalización de la Banca. No era el mejor trato hacia él. Pero tampoco el peor. No le daban el respeto que a Belaunde sí. En esa época yo pensaba que era por la edad. Hoy constato que no tiene nada que ver. Pero a partir de la propuesta de Nacionalización de la Banca, apareció el yerno de un banquero. Fernando Olivera era el yerno de Wiese. Del dueño del Banco Wiese. Y de la noche a la mañana apareció con las acusaciones más falsas y pintorescas que alguien pueda imaginar. Pero lo más duro, era oírlo decirle al Presidente: “Jefe de la Banda”, “Mafioso”, etc. Sin probar nada nunca. Solo diciendo que tenía “indicios” y que estaba investigando. La prensa con un poco de celo periodístico y algo de raciocinio elemental podía determinar que la acusación era falsa. Pero no. Inmediatamente lo repetían en todos los canales y en la prensa. La labor de demolición era impresionante. Resulta que varios dueños de medios de comunicación también eran socios de los banqueros. Incluso los señores Graña y Miro Quesada eran probados socios del BCP. Ahí y desde ahí nació el Mito de que García era y es un delincuente. Con los años gran parte del pueblo fue seducido a pensar que todo lo que se decía era cierto. Pero otro sector empezó a dudar por la contundencia de la defensa que probaba que cada cosa era falsa. Los Mirage. Acusaron de que una reducción de compra de Flota trajo coimas. ¿Pero, cómo podía eso ser posible si se reducía la flota y había pérdida de dinero? Se consiguió la mitad de la flota por la cuarta del precio del todo. A todas luces fue una gran medida del Gobierno de García. Pero Olivera con la prensa repitiendo logró que una parte de la población creyera diferente. Y así fue cada acusación. Desmentida una tras otra sin pausa.

Julio 2017. Alan García

Nuevamente la Fiscalía anuncia que en efecto, se me ha abierto una investigación también por el Metro de Lima. La prensa una vez empieza a especular que acá si hay pruebas contra mí. Las portadas, las redes sociales, la prensa asociada a uno de los dueños del Grupo El Comercio desata con más fuerza en sus especiales que de hecho existen pruebas. Y que los testigos acreditarán que soy culpable. No hay nada. Sigo trabajando en España y cada 2 meses o cada mes regreso en silencio al Perú y me quedo varios días con mi madre y mis hijos. Asisto a todas las citaciones del Congreso, de la Fiscalía, concurro una y otra vez. Doy alguna que otra entrevista garantizando que no he delinquido en nada. “Que otros se venden, pero yo no”. En el Partido hay expectativa por el nuevo Congreso partidario. Es indispensable que el partido reencuentre su cauce. Yo aún mantengo mi promesa y mi idea de que mi tiempo de servicio ha terminado. Puedo ayudar, puedo trabajar para que el partido tenga vigencia otros 30 años más, pero sigo pensando que no es tiempo de protagonismo. Ayudar a los jóvenes a formar cuadros.

Octubre 2017. Juan Carlos.

Octubre siempre es el mes de Jesús. Del Señor de los Milagros. Del Señor Cautivo. Alan y yo hemos quedado vernos y conversar personalmente. Por alguna razón extraña siempre surge algo que lo impide. Y él me repite una frase que me hace acordar de mi madre Johana: “Tenga paciencia. Todo tiene su momento. Este no era el momento”. Pero era Octubre. Y ésta vez sí. Esta vez debía ser. Octubre es el mes de mi cumpleaños. Así que me había hecho la idea de darme mi propio regalo conversando con Alan en vivo y en directo. Ya no por mensajes. Ya no por ninguno de los medios que lo hacemos. Recuerdo el Golpe de 1992. Y su huida. Esa noche lo querían matar. Fujimori y Montesinos lo querían fuera como sea. Aquella noche instintivamente mientras Fujimori daba su discurso tomé mi rosario y le pedí a Jesús con toda mi alma que lo protegiera. Y así fue. Esa noche Alan se salvó. Luego el Asilo. Y las extradiciones que pedía Fujimori a Colombia. Colombia lo protegió. Toda esa historia Alan la sabía. Se la conté. Hemos hablado de tantas cosas. De Juan Pablo II. De Pelé y su trascendencia. De Haya de la Torre, Luis Alberto Sánchez, de Armando Villanueva, de Jesús, de sus padres, de sus hijos, de sus sueños para el Perú, de historia, de Genética, de Platón, de historia. Caray, de tantas cosas. ¿Quién iba a imaginar? ¿Quién podía pensar que Alan, era mi amigo místico? Siempre me emociona saber qué pensarán mi madre Johana, mi mamá Abuela Matilde y mi papá Abuelo Guillermo.

Junio 2018. Alan García.

Sigo viajando y viniendo de España a Perú. Siempre asisto a todas las citaciones. Y cada vez aparecen más pruebas que demuestran que no delinquí. Barata ha dicho que nunca pedí nada ni me dieron nada. Odebrecht ha dicho lo mismo. Si ellos mintieran perderían la condición de ser Colaboradores Eficaces. Llama la atención la tendencia a solo centrarse en mí. El Fiscal Pérez ha abierto investigación. La Fiscalía está manejada por ONGs que tienen una ideología. Son comunistas, socialistas. Una de ellas es IDL que dirige el señor Gorritti. Un hombre cercano a Toledo y a todos los que tienen éste tipo de pensamiento político. Gorritti lleva de las narices la Fiscalía de la Nación. Se escucha en Lima que el Fiscal Pérez coordina sin rubor alguno con Gorritti. Y que la misión que se ha trazado éste es proteger a Toledo, Villarán, Humala, Heredia, Ppk, etc. Y a todo el sector ideológico que los compromete. Y que quieren centrar su ataque sistemático contra mi persona. Prensa, redes, encuestas, ongs. Se trata de un plan de demolición contra mi figura y lo que represento y de protección a sus aliados. “Esta es la hora de demoler al APRA”. Ese es el fin. Yo seguiré predicando mi inocencia. Nunca encontrarán nada porque no hay nada.

Octubre 2018. Juan Carlos

Suelo soñar despierto oyendo canciones. Muchas veces he caído en éxtasis largos. Muchas canciones que se oyen por ahí me sirven para orar con Dios. Hay una que escucho hace casi 26 años. Todos los días, cada día. Varias veces. Sin embargo, con Alan recuerdo una. Una de 1993. Luego del Golpe de Estado y la persecución pedía a Dios una señal si alguna vez Alan iba a ser extraditado por la Dictadura y si iba a ser maltratado. O si alguna vez iba a volver a ser Presidente. Y apareció en la voz de Isabel Pantoja “Caballo de Rejoneo”. Es consabido que a Alan le dicen caballo como una forma despectiva. Yo en cambio lo vi al oír la canción, como un luchador que no se rendía. Pero al oírla todo cobró sentido. Pude caer en esos éxtasis profundos y le soñé despierto volver a ser Presidente.

Y de pronto en Setiembre. El mes anterior apareció una canción. Carlos Vives paseando en Lima en una Bicicleta. Y recordé la Bicicleta que cantó Vives y Shakira. Y me llamaba atención que nuevamente aparecía y ahora en Lima. Y decía algo: “Mañana. Mañana, ¿dónde la vida me lleve mañana?” Entonces me emocioné. Y le escribí a Alan. “Yo creo que usted debe repensar eso de no volver a ser candidato a la Presidencia. Yo creo que el caso Lava Jato es una especie de purgatorio. Yo creo que esto debe ser pensado. Tal vez Dios quiere algo. ¿No cree?”. Alan respondió unos días después. “Juan, desde 1977 he entregado mi vida al APRA. Son más de 40 años que no he dejado de trabajar por el sueño de Haya, de mis padres y de los mártires. No es fácil para mí. Los años no pasan en vano. Creo que ya pasó mi momento. Lo repetiré una y otra vez. “Le volví a decir: “Son señales. Son señales. Yo creo que usted se da cuenta. La prensa por centrarse en usted como en los 90, al no encontrar nada terminan haciéndole un favor de publicidad inmensa y diaria. Por favor piense. No solo en el APRA. Piense en el país. El país necesita Liderazgo y Conocimiento de Estado”. Alan volvió a responder: “Me abruman, sabe.  Juan ya soy abuelo. El día que usted sea abuelo, verá que quiere estar más cerca de los nietos. A veces siento que ésta vida mía le ha quitado vida a mis hijos. Pude estar  más cerca de ellos. Y es verdad, ya viví esto en los 90. Y me asusta. Ahora ya no tengo la vitalidad Juan de hace 20 años atrás…” Le insistí: “Nada en el mar, hace ejercicios, se está cuidando en su alimentación. Y si piensa en sus hijos. En el pequeño Federico y en los nietos piense en el Perú y sus hijos. Usted apreciado amigo, usted es el Presidente más investigado de la historia y alguna vez será reconocido como el Presidente honesto. Al menos piense y déjese guiar por lo que Dios le diga. Veamos que va pasando.”

Noviembre 2108.  Alan García

He vuelto al Perú para volver a declarar ante la Fiscalía. 48 vez citado. Y asisto sin parar. A mi abogado un amigo le había advertido que me habían preparado una trampa. Sin embargo, fiel a mi convicción. Si no hay nada, pues no pueden humillarme sin razón alguna. Extrañamente, sin embargo, suspenden la diligencia. Y el IDL suelta la noticia al minuto de que han solicitado mi Impedimento de Salida por que ésta vez ya hay pruebas poderosas de que yo he delinquido. En 24 horas preparan todo. Y piden mi Impedimento de Salida. El mismo amigo le dice a mi abogado. Que ahora estaban ya preparando la Detención Preliminar contra mi persona. Que iba a ser presentada el Lunes y el miércoles ya la iba a dictar el Juez.  Con la primera experiencia, se toma la decisión con el Partido de que no se podía aceptar que me encarcelen injustamente sin prueba alguna y sin poder defenderme. Se hizo las consultas al Gobierno de Uruguay. Y dieron la autorización de ingreso. De acuerdo a la tradición diplomática una vez ingresado a la Embajada, hay un 90% de posibilidades de que el Asilo sea concedido. Vista en retrospectiva, pues no me arrepiento de haberme asilado. El lunes ya se hubiera cometido una injusticia. Había que llamar la atención internacional de la forma como venía actuando la “Justicia” en el Perú. Igual la forma de actuación del Gobierno. El objetivo se cumplió con éxito. Se detuvo un acto de maldad. Que luego se corroboró con el chuponeo negado. Pero que importantes estudiosos de Inteligencia señalan que he sido víctima de ésta práctica montesinista.

Febrero 2019. Alan García y Juan Carlos

Alan me dice: Mantengo mi idea y mi decisión de no más ser candidato. Sin embargo, pondré en manos de Dios todo. Veamos que nos depara el Señor.  Pérez fue a Andorra y estuvo 3 días indagando por mí. No encontró nada. Ha ido a Brasil a interrogar a Grillo y éste ha confirmado que no me pagaron una coima, que fue una conferencia. Que pagó impuestos y no supe nada de nada irregular.

Creemos que aun así Pérez  intentará despedazarme. Y hará esas historias de antología. Sería muy atroz y perverso hacer algo así. Sigo pensando que cualquier Fiscal bien formado y despojado de ideologías enemigas pues no atentaría contra mí. Demostraría Pérez que en realidad hace Justicia no abusando de sus facultades. Y también los Jueces deben valorar y no solo decidir sin analizar dañar honras y cometer atropellos.

Creo que durante éste tiempo Dios ha querido que yo le encuentre. Que olvide que dos veces he sido Presidente. Y que el segundo gobierno fue un buen gobierno. Creo que ha querido que vuelva a ser un tipo más, un hombre sencillo, que sufre injusticias como muchos. Creo que ha querido despojarme de cualquier hálito de soberbia para que pueda mirar a los ojos otra vez con humildad. Creo que ha querido decirme que aún hay mucho por hacer por éste país.

Yo le digo: Yo creo que Dios no permitirá que se cometa una injusticia contra usted. Y creo que debe analizar lo que Dios quiere de usted. Yo creo que el Señor le pide algo. Y solo usted debe decidir. Ni más ni menos.