Punto de Encuentro

El año de la inseguridad

“Al haber intervenido “la Pampa” el Ejército y la PNP, sin estrategia holística, ha ocurrido un desbande delincuencial en el sur del país. No solo en Madre de Dios, donde solo hay dos patrulleros. Resulta obvio porque hoy Arequipa arde.”  

Vemos más homicidios y robos, nuevas modalidades, ausencia de la policía, del serenazgo, mientras que todos pagamos nuestros impuestos para tener un sistema de seguridad ciudadana efectivo.

A más de 30 años de la unificación policial efectuada en la primera administración de Alan García, hoy existen generales PNP originarios, y generalas también, que requieren de un Ministro y Jefe de Estado que sean sus líderes políticos.

La Comisión de Alto Nivel de la lucha contra la inseguridad ciudadana que debería liderar el Presidente no sesiona. Los planteamientos del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana siguen siendo retóricos, alejados de la realidad nacional. De ahí deberían salir las estrategias, pero solo son reuniones sin ningún efecto, pura burocracia.

La inmigración descontrolada de venezolanos, sin ningún tipo de control, es otra falta de política sectorial. Al problema de inseguridad se sumó el ingreso de malos elementos que se sienten como pez en el agua. Esto sumado a la pésima relación bilateral con Venezuela, ergo: nuevas modalidades en manos de expertos delincuentes extranjeros.

Muerte y robo por cosas casi sin valor. En Barranca: 25 muertes por sicarios. Feminicidios. Mafias instauradas. De construcción civil, minería, tráfico ilegal de todo tipo y asesinatos de interés. El sicariato no solo es de las mafias. Delitos de convivencia social.

En Madre de Dios se ha incrementado la delincuencia en un 40.5%. La tala ilegal, la minería ilegal, frente a un Estado mudo y sordo. A mayor efecto económico en la zona, mayor delincuencia. Al haber intervenido “la Pampa” el Ejército y la PNP, sin estrategia holística, ha ocurrido un desbande delincuencial en el sur del país. No solo en Madre de Dios, donde solo hay dos patrulleros. Resulta obvio porque hoy Arequipa arde. Toda la gente que ha huido de la zona intervenida vivía de lo informal, de lo ilegal. Ahora buscan otros ingresos de ese tipo porque a eso están acostumbrados. Repetimos, sin estrategia, la cura puede ser peor que la enfermedad.

La policía se ha agrupado en grandes unidades de intervención, pero ha perdido el dominio territorial, la calle.

Lamentablemente, los 4 pilares de la seguridad ciudadana, Fiscalía, Poder Judicial, PNP e INPE no coordinan, se obstaculizan, luchan por hegemonías.

El seno del hogar familiar también es una de las partes desprotegidas. No se forman ciudadanos de bien sino delincuentes. Sobre la política de salud mental se dio solo un primer paso con la ley promovida por Jorge del Castillo, pero el parlamento no gobierna señor Vizcarra. 

La policía se encuentra en marchas y protestas. La policía es de todos los peruanos, no del Gobierno de turno.

François Novaro