Punto de Encuentro

Factores de la gestión de cambio en la empresa

El mundo de los negocios cambia constantemente, y la tasa de cambio se vuelve cada vez más rápida con cada año que pasa. Si una empresa quiere tener un éxito continuo a largo plazo, necesita poder adaptarse y transformarse junto con el mercado. Esto hace que la gestión del cambio sea crítica para mantener un negocio competitivo. Por lo tanto, es beneficioso examinar cuáles son los factores críticos que ayudan a conducir al éxito.

Liderazgo de gestión del cambio: Si bien todos los ejecutivos y las partes interesadas deben apoyar el proceso de cambio, la mayoría de ellos no podrán dedicar todo su tiempo a ello. Debido a este hecho, un líder respetado debe hacerse cargo de administrar el cambio, ya sea un ejecutivo interno o un consultor externo, debe apropiarse del proyecto de cambio. Además de esto, necesitan reunir un equipo de líderes para asegurarse de que todo se lleve a buen puerto.

Visión clara: Todos en la empresa deben poder ver por qué se necesita un cambio y cuál es el resultado deseado del proyecto de cambio. Esto significa que se debe crear una visión clara para el futuro y hacerla accesible a todos. Es realmente un factor decisivo, porque permite que toda la organización trabaje en la misma dirección y hacia el mismo objetivo. Si la visión no es clara y fácil de comunicar, todos desarrollan su propio giro y los esfuerzos se desalinean, o incluso trabajan unos contra otros, a costa de perder la motivación.

Comunicación constante y diálogo: La gestión del cambio está en función de la gestión de personas. Requiere comunicación y diálogo constantes. El proceso de transformar una organización en algo virtualmente nuevo puede ser bastante doloroso para algunos, y es probable que genere muchos problemas y tensiones en el camino. Es por eso que una conversación persistente, abierta y honesta sobre lo que está sucediendo es esencial para mantener una atmósfera productiva, mientras el proyecto de cambio está en curso. Además, debe abrirse una vía de diálogo en todo momento. De esta forma, las sugerencias podrían tener un impacto positivo en el proceso.

Responsabilidad: Un alto nivel de responsabilidad es primordial en la gestión de cambio. Tener un plan claro no es suficiente, y el progreso actual debe medirse regularmente contra la visión creada para el futuro, junto con el desempeño actual del negocio. Cuando no hay una rendición de cuentas constante, los esfuerzos pueden perder su objetivo y las personas pueden volver rápidamente a viejos hábitos ineficientes. Esta es la razón por la cual la responsabilidad debe seguir siendo una prioridad hasta la finalización del proyecto de cambio, que ocurre cuando todos los cambios implementados se arraigan en la cultura de la empresa de forma permanente.

Al final, la gestión del cambio es una forma compleja de liderazgo práctico que requiere un enfoque en más de un área. Los factores claves que pueden permitir que el proyecto de cambio tenga éxito también pueden condenarlo al fracaso, por lo que ninguno de ellos puede ser descuidado. El administrador de cambios exitoso debe asegurarse de que todos los aspectos del proceso vayan según lo planeado, y que los muchos posibles puntos de falla no puedan obstaculizar el éxito del proyecto. Recuerda “El cambio es una puerta que se abre desde dentro.” Virginia Satir.