Punto de Encuentro

Gobierno de la corrupción

Los peruanos asistimos al constante y sostenido desenmascaramiento de tener un Gobierno preñado de corrupción.

Cambio de Ministros

El inquilino precario de Palacio cambió de nuevo a varios Ministros, intentando escapar –sin éxito, por cierto- del escándalo originado por la demanda de Odebrecht ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), entidad arbitral del Banco Mundial, por US$ 1,200 millones de dólares, nada menos.

En ésta oportunidad, cayeron Juan Carlos Liu Yonsen, Ana Teresa Revilla, Flor Pablo y Edmer Trujillo, respectivamente y fueron reemplazados por  Susana Vilca Achata, Fernando Castañeda Portocarrero, Martín Benavides y Carlos Lozada respectivamente. A éstas alturas, es  irrelevante saber a qué cartera va cada uno.

Las reglas verdaderas en las organizaciones delictivas

Como en el nefasto Gobierno de la pareja Humala – Heredia, desde el inicio del Gobierno de PPK y ahora Vizcarra, las empresas Brasileras han hecho con el Perú y sus intereses lo que les ha dado la gana. Han pedido todo y se les ha dado más. No han dado nada al país. No han recibido ninguna sanción, y siguen contratando con el Estado.

En términos económicos, el Estado peruano es una Colonia. La mentalidad colonial de nuestra Oligarquía racista y mercantilista brilla hedionda a la luz del sol.

Suponemos que el precario inquilino de Palacio debe estar “sorprendido” y “enojado” por el actuar de sus jefes en el Brasil, por no actuar dentro del marco que él intentó ponerles. Pero las organizaciones o coordinaciones criminales o con fines criminales y de saqueo, no siguen las “reglas” que en su imaginación un político implicado en varios eventos de corrupción y con denuncias pendientes ante el Ministerio Público, quiere imponerles a cambio de impunidad. No es así. En el mundo delictivo, las reglas y pactos bajo la mesa se rompen al menor atisbo de la posibilidad de realizar nuevas fechorías. Eso es lo que ha ocurrido, y eso es lo que seguirá ocurriendo.

Entendido eso, el detonante de este patético circo de ladronzuelos fue la defenestración del Procurador Jorge Ramírez. Ya sin cargo, el Procurador contó con pelos y señales como TODO el Ejecutivo -incluido el precario inquilino de Palacio- estaban hace varias semanas informados de la demanda de Odebrecht al Perú ante el CIADI.

Más tarde que temprano todos ellos deberán rendir cuentas ante la justicia por todos estos hechos.

Bonus Track: Las Wuaripoleras y Gorriti

No contaremos los escandalosos detalles de toda esta tragicomedia. La prensa nacional lo ha hecho en detalle. En este punto, lo gracioso es que hasta las Wuaripoleras están intentando –con mucha frescura- desmarcarse del Gobierno que ellas crearon mediáticamente, servicios por los cuales además, el Estado  paga a sus empresas periodísticas.

La cereza de éste pastel lleno de mermelada, es Gustavo Gorriti. Este caballero, que recibe dinero de las fundaciones del Sr. Soros, ha afirmado públicamente en diversos medios muy suelto de huesos, que Odebrecht es una empresa reformada y que ya ha dejado de ser corrupta. Para reír. A estas alturas, habría que preguntarse -como se ha preguntado legítimamente el Dr. Villa Stein- si esas declaraciones son a título gratuito o estamos ante un engranaje más de una organización mayor cuyos centros de decisión están en el Brasil. Villa Stein le ha preguntado varias veces a Gorriti si su ONG recibió o no dinero de Obebrecht. Silencio absoluto de respuesta. Creemos que hay elementos para pensar que ese silencio es en verdad casi una muda y trémula confesión.

El circo continuará.