Punto de Encuentro

Fuera Odebrecht de la JNJ

El Sr. Diego García Sayán brindó servicios de consultoría a Odebrecht durante todos los años en los que ésta constructora estaba robando al país. La asesoró legalmente y accedió, como consultor legal, a información privilegiada sobre las estrategias, situación legal y proyecciones empresariales de la empresa de la corrupción. Diego García Sayán defendió siempre los intereses de Odebrecht.

El mismo personaje fue Ministro de Alejandro Toledo, el mismo Presidente que –junto a su inefable mujer- recibieron sobornos por millones de dólares de parte de la constructora de marras, en el marco de unas conversaciones y chantajes que harían palidecer a Al Capone.

Cuando el Sr. Diego García Sayán fue nombrado miembro de la Corte de la IDH, para poner un solo ejemplo, Odebrecht le pago los pasajes al Cusco en el año 2006.

El cuento político que uso Odebrecht para engatusar a la opinión pública peruana con las obras motivo real de las acciones de corrupción fue el “interés social”.  El Sr. García Sayán fue uno de los operadores legales-políticos para construir ese relato de “desarrollo social” para Odebrecht.

 Conocidas en el Perú y en el extranjero las mega-coimas con las cuales Odebrecht “aceitó” a Toledo, Humala, Nadine, Villarán y ahora PPK (Vizcarra está haciendo cola), Odebrecht logró que los politizados Fiscales al servicio del régimen les perdonaran todo y que, sigan contratando con el Estado. Acto seguido, Odebrecht ha demandado al Perú ante el CIADI por 1,200 millones de dólares.

Toda ésta estrategia legal y política implementada por Odebrecht es apoyada públicamente por el Sr. Diego García Sayán.

Para cerrar el círculo, el Sr. Diego García Sayán es nombrado miembro de la Junta Nacional de Justicia. El gato de despensero.

Es muy claro los intereses y actores que han venido trabajando coordinadamente en todo este proceso de saqueo al Perú en todos estos últimos 15 años. Más temprano que tarde, todos ellos rendirán cuentas a la Justicia.

Por esta razón, en defensa de los intereses nacionales, en defensa de la bandera de Bolognesi y el sacrificio de Grau, en defensa de la mínima decencia, en defensa de tener una estructura del Estado libre de los personajes oligárquicos vinculados a las empresas de la corrupción, es que el Sr. Diego García Sayán debe renunciar a su puesto en la JNJ o debe ser retirado de ella.

El escándalo de los conflictos de interés, de faltas éticas (y quizás legales) lo descalifica abiertamente para permanecer un día más en ese cargo.

Fuera Odebrecht de la JNJ.