Punto de Encuentro

El Arte de ser Yo!

Por Patricia Cabrera V.

El Tapaboca No nos calla! Durante esta cuarentena ha sido impresionante ver el serio problema social que atraviesa el País.

577 mujeres desaparecidas, 18 feminicidios, 226 Violaciones las cuales 132 son menores de edad! Sin contar el trata de blancas.

Por referencia sabemos que el Perú es uno de los países en Sudamérica con más alto indice en violencia familiar y violaciones a menores, pero el Gobierno nos manda en confinamiento obligatorio! Dejando  a las víctimas en un estado de vulnerabilidad.

Las estadísticas revelan cuán importante es mejorar la Política Social en este ámbito, para brindar protección a la Mujer y menores de edad.

A pesar que el Estado Peruano modifico el código penal con la Ley N° 30068 con la finalidad de Erradicar el Femenicidio, por que las cifras de este no disminuye?  El mensaje que nos está enviando a la sociedad es que “  Prevalece la ley del más fuerte?

Estremece saber que estas víctimas, que  trataron de protegerse en sus casas para evitar el contagio, no les quedo más opción que entregar su derecho fundamental como es “ El derecho a una vida libre de violencia”  separándolos de todo recurso para defenderse.

Donde están las 577 mujeres desaparecidas? Por que? silenciaron las voces de las 18 mujeres? Por qué 132 menores fueron violentados y arrancado sus sueños?  Para llenarlos de temor, inseguridad y resentimientos? Donde esta esa Ley que los protege?

Existe una Ley! Por qué no se ejecuta adecuadamente? Sera que tenemos un personal poco capacitado para atender esta problemática tan grave?. Somos 31 millones de peruanos y a estos sumamos los extranjeros que también están en un estado de vulnerabilidad expuestos a violencia, dolor, o muerte. Tenemos suficiente personal para atender todos estos casos?

Sería interesante ver que este nuevo congreso, ponga como prioridad la necesidad de invertir en la salud mental del País.

Contar con personal capacitado en cada comisaria, más asistentes sociales con empatía, psicólogos con vocación, para atender a las víctimas y familiares de estos, reforzar en las escuelas el autoestima, enseñarles defensa personal para que se protejan ellas mismas.

Sola puede poco, pero juntas podemos mucho!. Porque el tapaboca no nos calla!