Punto de Encuentro

De Cateriano a Martos

Si algo puede salir mal, saldrá mal.

Ley de Murphy

¿Qué lecciones podemos aprender del breve paso de Cateriano por la PCM?

 En su corto paso por el Premierato, Pedro Cateriano (bautizado en las redes como “el breve) dio una limpia lección de incapacidad política: fue ridículamente soberbio (la auto burbuja de una persona de carácter iracundo y emocionalmente poco estable que lo llevó incluso a ser malcriado con quién lo nombró); no tendió puentes ni construyó espacios reales de conversación y entendimiento político con las fuerzas existentes en el Parlamento; y dio un discurso -sólo para él- con propuestas como si el gobierno recién se iniciara. Un personaje en su nube.  Mientras el país avanza sin freno, a la crisis social más grande en las últimas décadas, el ex Premier disfrutaba de una irresponsable fantasía donde el centro del país era su minúsculo e inflado ego.

Cateriano es la expresión de políticos de segunda fila que ni practican ni valoran el diálogo, la argumentación, el debate democrático, el consenso, el ceder y negociar para llegar a acuerdos. Desde esa perspectiva, Cateriano es el fracaso de la cultura política autoritaria.

Ahora que el Parlamento ha dado el voto de confianza al Premier Martos y continua el ministro de educación. ¿Eso le hace bien al país?

De manera conjunta con el Presidente, el nuevo Premier ha ratificado en su cargo a Martín Benavides como Ministro de Educación. El lobby mediático y mercantilista ha buscado manipular a la opinión pública presentando a Benavides como un Ministro atacado por los “intereses de universidades” que estarían en desacuerdo con la reforma de la educación en el Perú.

No hay tal. Veamos. Gran parte de las medidas que adoptó la SUNEDU han estado dirigidas por encima de criterios técnicos y se han orientado por criterios políticos. La lista de criterios desiguales, de medidas draconianas y sin sustento, como de varias aprobaciones sin justificación es larga. En el campo escolar, los desaciertos del Sr. Benavides –acompañado en gran medida de la tecnocracia incapaz que destrozó la carrera magisterial meritocrática en la gestión de Patricia Salas- son innumerables. Una constante y delirante burocratización de procesos y de informes y papeleos que se les pide a las instituciones educativas públicas y privadas; la adopción de un enfoque de monitoreo punitivo e inquisidor haciendo retroceder en décadas la gestión educativa y la innovación pedagógica en escuelas y aulas; la incapacidad logística básica no sólo para comprar tablets, sino incluso para repartir libros a colegios públicos de Lima, muchos de los cuáles hasta no reciben los libros a éstas alturas del año. Todo esto adornado de miles de consultorías para llenar informes, de conferencias de olvido, de discusiones de escritorio donde los participantes reciben jugosos sueldos mientras la escuela realmente existente no recibe ningún apoyo ni registra el menor cambio. Benavides y su equipo deben dejar el Ministerio de educación por el bien de la educación del país.

¿Cuál ha sido la orientación del discurso del nuevo Premier?

En las formas, lo positivo de haber recibido un voto de confianza, es que esa situación baja momentáneamente la tensión política en medio del desarrollo de una crisis social de proporciones nunca vistas antes. Pareciera que hubiera posibilidades para el entendimiento y la concertación en favor del y los emprendedores y trabajadores. Esa situación es una inmensa oportunidad.

Sin embargo, lamentablemente la reiteración de ministros cuestionados (como el Sr. Benavides) y el discurso y orientación política del Premier Martos generan una razonable y grave preocupación por el rumbo del Gobierno y, por consiguiente, del país. Continua el gasto público entendido básicamente como dádivas, con lo cual, la pérdida de reservas pondrán al país pronto en una situación muy delicada. No hay una política explícita para impulsar y destrabar la inversión privada nacional y extranjera (por ejemplo, en momentos que el oro se convierte en el refugio de todos los inversionistas en el mundo, el Perú sigue sin destrabar la inversión minera pidiendo estándares ambientales adecuados). Las frases como “economía circular” –que pocos académicos entienden- puede esconder incluso medidas económicas inspiradas en el Chavismo.

¿Cómo serán los próximos meses?

Los próximos meses serán muy duros para todas las familias peruanas. Con la pandemia creciendo a niveles de terror, con una pérdida de empleos sin comparación desde que tenemos registros laborales en nuestra historia, con la pobreza creciendo de manera galopante teniendo a los jóvenes como sus principales víctimas, se ven pocas luces al final del túnel. Nos esperan meses de mucho sufrimiento junto con un Gobierno, al parecer, con poca capacidad y en las nubes.

¿Qué hacer?

Los peruanos de buena voluntad, de todas las tiendas democráticas, debemos hacer esfuerzos para exigir mantener tres objetivos fundamentales:

  • Un cambio radical de la estrategia de combate a la pandemia, impulsando la participación ciudadana e integrando de manera muy activa al sector privado.
  • Exigir una política económica que cambie el gasto público usado en sostener una artificial popularidad del gobierno, por una que se oriente a reactivar la economía y el empleo masivo.
  • Exigir y vigilar para que las próximas elecciones sean limpias y democráticas. Eso para – por ejemplo- por posponer el uso del voto electrónico para evitar posibles fraudes electorales.