Punto de Encuentro

5 Temas Urgentes para el Perú.

Por estos tiempos en los que vemos iniciar sus acciones al séptimo Premier de Ollanta Humala en franca búsqueda de generar las condiciones que le permitan contar con el voto de confianza del parlamento; es un momento propicio para –más allá de las tensiones propias del día a día y de lo táctico- reflexionar sobre cuáles son los temas fundamentales y abrir un debate sobre los temas que debemos considerar de urgente abordaje.

Naturalmente un punto previo-y además coyuntural-  es hablar de lo urgente de una política seria de prevención de desastres, que permita que no suframos con tanta severidad las consecuencias de los desbordes de la naturaleza.

En un país como el Perú, que enrumba su camino aún lentamente hacia la modernidad, los ítems a considerar son muchísimos, pero para efectos de movilizar la discusión me parece que podríamos hablar de 5 cuestiones –además de lo mencionado líneas arriba- claramente urgentes:

1-      Seguridad ciudadana.

Esto se ha convertido en la principal preocupación de los peruanos, las denuncias se han duplicado en los últimos años y no existe actualmente una estrategia para afrontar este flagelo. Las bandas de crimen organizado se multiplican más rápido que el número que desarticula la policía. Actuar en esta esfera sin la decisión política de emprender grandes reformas en la institución policial, implementar un paquete normativo de emergencia y combinarlo con sendos programas juveniles relacionados a la Cultura y el Deporte parece imposible.

2-      Simplificar y agilizar dramáticamente los procesos que facilitan la inversión

En algunos casos para abrirse paso el capital privado tiene que atravesar el Gólgota de la permisología, llegando a contarse casos en los que se han pedido más de 1200 permisos. Si no modificamos esto nuestra capacidad de atraer capital privado no se dinamizará. Esto es delicado puesto que la mayor parte de la oferta laboral y el crecimiento del país es movilizado por la esfera privada.

3-      Ampliar la cobertura de servicios básicos: agua potable y electrificación

Del 2006 al 2011 se llevó agua potable y electrificación a 3 millones de peruanos aprox., durante el gobierno del Nacionalismo esto se ha detenido sin explicación aparente. Aun contamos con una brecha muy importante de peruanos que no cuentan con ambas cuestiones que son lo mínimo que el Estado está en obligación de cumplir con el ciudadano. Sin agua no hay democracia y sin luz es difícil que podamos hablar de inclusión social.

4-      Conectividad Vial

Uno de los elementos que generó la posibilidad de la gran reducción de la pobreza entre 2006 y 2011 fue conectar vialmente a buena parte del Perú, el acceso a las vías de comunicación facilita el intercambio comercial, rompe viejas relaciones patronales e incrementa el valor de la tierra. Aún falta muchísimo por hacer en este punto y no se avanza en los últimos 4 años.

5-      Implementar medidas de urgencia en el tema educativo.

El estado de la educación pública secundaria no es el óptimo; hay niveles altos de deserción, sobre todo en el área rural, la brecha entre lo público y lo privado es muy grande, sin que lo último sea bueno. No se ha construido infraestructura educativa al ritmo que el país requiere y la que ya existe no ha contado con adecuado mantenimiento. Buena parte de lo avanzado el quinquenio pasado se ha desmontado en el Gobierno de Humala. Urge corregir el rumbo.

Naturalmente un gobierno que está de salida no puede solucionar el grueso del problema; pero demostrar algo de voluntad política para ir avanzando sería una señal que el Perú valoraría. En todo caso no cabe duda que el 2016 estos –y otros- temas serán parte de un gran “Shock Social” de implementación ineludible si queremos acercar el Estado al ciudadano y aumentar no solo su calidad de vida sino su confianza en las instituciones de la democracia.