Punto de Encuentro

Festejo del 15 de septiembre en México en Pandemia.

El día 15 de septiembre se festeja el día de la Independencia en México, es decir, momento en que México se independizó de la Corona Española. La guerra inició en 1810 y terminó en 1821, siendo el primer presidente de México, Guadalupe Victoria. 

El acontecimiento inició con el grito del cura Hidalgo, en la madrugada del 16 de septiembre de 1810; y la celebración se inicia el 15 de septiembre en la noche.

La celebración fue instituida por el expresidente Antonio López de Santa Anna. Puede parecer una fecha sin importancia, sin embargo, es la fecha más representativa de lo que es México, de su nacimiento como Nación.

La celebración consistía en, el Presidente salía al balcón Presidencial acompañada de su familia a gritar frases como: "Viva Miguel Hidalgo", "Viva la Corregidora", "Viva Leona Vicario", "Viva Benito Juárez", "Viva la Independencia", "Viva México" y; tocar la campana de dolores, tal como lo hizo en su tiempo el Padre Miguel Hidalgo I. Costilla. 

El balcón está en el Zócalo de la Ciudad de México, Capital de México. Así se repite en cada Estado de la República, el Gobernador y su familia salen al balcón del palacio de Gobierno, a gritar "Viva México" y a tocar una campana. 

Hoy por hoy, el país mexicano se encuentra dividido entre las personas de izquierda (o eso parecía porque el Presidente ha citado al Papa en sus conferencias) que apoyaron al presidente Andrés Manuel López Obrador, y las personas que no votaron por él. Ésta es una situación común en cualquier parte del mundo, pues la democracia significa pluralidad de partidos.

Esta semana se llevó a cabo la gran celebración, que este año, por cuestiones de salud  fue llevada a cabo de manera virtual  es decir, en las distintas ciudades o pueblos de México no fue permitido el acceso a las plazas o a los bares o restaurantes. 

Si bien estamos en Pandemia y no se puede festejar, porque siendo honestos; a los mexicanos nos encanta festejar; en varias instituciones del gobierno dan 3 días de descanso, es decir, lunes 14, martes 15, miércoles 16, para que puedan festejar, beber y sanar su resaca o viajar desde el viernes anterior. Entonces, el grito y la celebración fue transmitida por televisión.

Lo preocupante de la situación actual es que el Presidente electo, al ver reducida su popularidad en estos meses, según las encuestas, aprovechó este momento sagrado en la historia del país para hacer política. 

Hizo política al cambiar el águila que se empleó en los adornos de la Ciudad de México; usando la de su partido político "MORENA", con el pretexto que era el águila usada anteriormente, sin tomar en cuenta, que haya sido usada o no anteriormente, no es el águila del símbolo nacional, de nuestra bandera, el símbolo oficial -que dicho sea de paso tiene su propia ley-. 

Aunado a lo dicho, también se valió de adornos visuales para que en la plancha del zócalo se viera la forma del país y una llama en el centro atravesándolo.  En la transmisión se veía claramente la llama y un mensaje en la parte de abajo que decía "la llama de la esperanza".

No es un secreto para nadie que el actual Presidente, se ha valido de dos frases repetitivas para atraer votantes, la primera que hará todo como Benito Juárez y, la segunda, que él es la esperanza de México. 

Entonces, en este acto solemne de celebración, demostró una vez más que desconoce lo que ya todo el país y el mundo saben, que ya es presidente de México, pues sigue en campaña aunque ya sea el presidente electo y no exista la reelección en México (hasta el momento, porque seguramente en unos años hará una consulta ciudadana para que la gente decida si se puede reelegir o no, fiel a sus estrategias políticas).

Para concluir, es vergonzoso que ninguna de los asesores del presidente se haya dado cuenta que la banda presidencial que usa nuestro presidente es roja, blanca y verde; cuando en realidad la bandera mexicana es verde, blanca y roja; en otras palabras, hay muy poco que celebrar en un año marcado por la pandemia, por la división del pueblo mexicano y por la nula importancia que le dan los gobernantes al pueblo mexicano y su historia.