Punto de Encuentro

“La crisis más difícil la enfrentamos con el peor Gobierno de la historia”

En las últimas semanas la pandemia y sus estragos perversos; han comenzado a ser desplazados de la atención del país, no porque los peruanos de a pie han probado en el crisol de esa dramática realidad la fuerza y la convicción que tenemos que sobreponernos y derrotar a este flagelo mundial, que bueno fuera, si los medios hubieran depuesto en su  gran mayoría sus cómodas líneas editoriales de cohonestar con el gobierno una realidad que no existe, en plena pandemia han sido cómplices  de un gobierno que rubricó que todo lo hizo mal y que las estadísticas que venían de afuera y que advertían que el gobierno peruano estaba jalado en todos los indicadores que mostraban la evolución de la crisis, no informaron con veracidad, renunciaron a  la función social  de comunicar con objetividad  la noticia, a su función fiscalizadora que hubiera remecido al gobierno a parar la hemorragia de errores e ilicitudes sistemáticamente perpetradas por el Presidente, Ministros y funcionarios del régimen.

Lamentablemente, se informó y se le hizo creer a los peruanos que si la situación empeoraba era por culpa de nosotros mismos, por no respetar la distancia social, por no usar tapabocas, o por alentar la aglomeración, no reconocieron el inmenso aporte de los compatriotas especialmente los de ingresos medios para abajo; han sido meses durísimos de represión injustificada cuando solo se exigía el derecho elemental a trabajar para salvar a los seres queridos del virus del hambre, que con la misma fuerza que el Covid-19  pretende arrastrarnos sin inclemencia a la muerte.

Este es un apretado diagnóstico de la crisis más severa que ha vivido nuestra patria y el mundo entero, pero lo que si nos frustra e indigna que esta crucial etapa la enfrentemos con el “peor gobernante” que registre la historia de le República.

Hoy, los medios que hace poco adulaban al gobierno han comenzado a informar que estamos gobernados por un presidente inescrupuloso que no solo le miente a país, sino que se comienza a descubrir en negro prontuario que lo consolidó como un falso valor; que quiso exhibir la fisonomía de un hombre de Estado, preocupado por la corrupción y de su indesmayable convicción de enfrentarla, nada más alejado, hoy con tristeza y desprecio vemos como este señor es delatado por colaboradores eficaces de cómo instrumentó las obras de su Región cuando fue Gobernador en Moquegua, a todas les puso precio, los sobornos que cobraba a través de sus compinches que los hizo Ministros y algunos que todavía están.

En conclusión, sus coyunturales aliados; la mayoría de medios y sus cercanos colaboradores han comenzado a mostrar la entraña corrupta e indigna de este señor, ¡qué vergüenza! no me arrepiento de haber pedido su Renuncia. Ahora sabemos porque tomó el Ministerio Público, porque cerró el Congreso, quiso impedir que lo investigaran y lo exhibieran como ahora: Como un líder de la corrupción.  Ahora se conoce de su vinculación a los líderes de los “cuellos blancos”, por eso cerró el Consejo Nacional de la Magistratura.

Comparto la amargura de miles de peruanos que confiaron en Vizcarra, no hay derecho una burla de estas magnitudes. Le reitero señor Vizcarra que deje el cargo y póngase a disposición de los tribunales de justicia, lo contrario es privar a las nuevas generaciones de un país mejor, e imponerles una distopía que no merecen.

Milagros Salazar de la Torre.