Punto de Encuentro

Campeche es el primer Estado en semáforo verde en México.

En Campeche ya se ha dado la aprobación por parte de la Secretaría de Salud para comenzar la reactivación, Chiapas postula para ser el segundo Estado en semáforo verde, y sean adoptadas nuevas medidas para una reactivación económica.

En los medios, prevalece la llamada "nueva normalidad", para referirse a la forma en que ahora deberemos vivir.

Esta nueva forma de vida incluye, evitar reuniones con un gran número de personas y usar cubrebocas en la calle y en las zonas comunes de restaurantes, cines, teatros, etc.

En teoría suena muy alentador que después de meses de confinamiento y del cierre de negocios, gimnasios, cafés, tiendas departamentales, cines, estadios; se permita la reapertura controlada para evitar que se siga propagando el virus.

Un ejemplo de lo dicho es que, se permitirá el acceso a los estadios de fútbol soccer desde un 20% hasta un 50% según lo determine próximamente el Gobierno Federal.

Lo incongruente del asunto es que, pensando en recintos  tales como el estadio de fútbol, el Estadio Azteca conocido mundialmente; se podrá permitir el acceso hasta a 43 mil personas. Así es, la mitad del Estadio Azteca son 43 mil espectadores, es decir, una enorme cantidad de personas. Si bien, no todos los Estadios tienen una capacidad tan grande, es evidente que, en un Estadio de fútbol pequeño, también habrá alrededor de  mil personas, es decir, que será un evento masivo.

He aquí la complicación de los mensajes emitidos por la Secretaría de Salud; se recomienda no asistir a reuniones concurridas, pero se permitirá el acceso a Estadios de fútbol que, aun cuando no se permita el aforo al 100% de su capacidad, habrá miles de personas reunidas en un mismo lugar.  Esto es, que se cruzaran en las entradas, que interactúan en los baños, en las cafeterías, en la tienda de souvenirs, en otras palabras, que tendrán contacto con otros miles de asistentes al Estadio.

Esta reactivación es indispensable para que el país pueda sostenerse, pues es imposible que México se sostenga sin que sus industrias y PYMES trabajen, para que a su vez paguen impuestos, y estos, cubran los salarios del aparato gubernamental en todas sus vertientes, ya sea judicial, de salud y de todas las instituciones que conforman el gobierno.

Al parecer el gobierno ya no tiene otra opción que levantar el confinamiento, por lo que ha declarado semáforo verde en Campeche y se rumora el siguiente será Chiapas y así sucesivamente, por los 32 Estados que conforman México.

Es una política que pondrá en riesgo a la población mexicana, pero siendo honestos, desde el principio de esta pandemia, las políticas generadas se han caracterizado por ser de las menos eficientes del mundo.

Lo más  recomendable es continuar en un confinamiento total hasta que exista un medicamento y una vacuna contra el virus, sin embargo, la política social-asistencialista del presidente requiere de los impuestos generados por las empresas privadas y PYMES. Por lo que, se ha analizado que es más importante el reactivar la economía del país que el proteger a sus ciudadanos.

Esperemos que la población de los Estados que tendrán semáforo verdes en las siguientes semanas no bajen la guardia, y continúe usando cubrebocas, gel y promoviendo el confinamiento, con el objetivo firme de que las vidas en riesgo sean las menos posibles.