Punto de Encuentro

Vacuna contra el COVID-19 ¿Es el fin de la pandemia?

En su mayoría los noticieros actuales hablan sobre las vacunas del COVID-19.

Sí, ya hay vacunas, en mi columna anterior, hable sobre las diversas opciones que existen alrededor del mundo. Por extraño que parezca, ya hay varias vacunas en el mundo, es decir, los gobiernos ya tienen la posibilidad de elegir la que más se adecue a sus necesidades específicas.

Lo anterior, porque algunas son más rápidas de producir que otras, la forma de su almacenamiento y, evidentemente su costo.

Es un logro que debemos festejar, el hecho que ya exista un mercado de vacunas contra el COVID-19, sin embargo, debemos ser conscientes de la realidad actual.

A qué me refiero al expresar "la realidad actual", a contabilizar el número de personas que habitan un país, y a ser objetivos respecto al número de dosis que pueden ser producidas.

En México, la población total es de 125 millones aproximadamente, tan sólo en la capital habitan 25 millones. Tomando en cuenta que Pfizer -que es la vacuna que eligió autorizar y comprar el Gobierno mexicano-, envía 400 mil vacunas al día, esto significa que nos tomaría 313 días el vacunar a toda la población.

Siendo importante recordar, que la vacuna consta de 2 dosis, entonces, serían necesarios 626 días, ósea, 2 años para vacunar a toda la población del país mexicano.

Esto puede parecer poco alentador, porque la gente a raíz de la noticia de la aprobación de la vacuna se sintió muy segura. La noticia de una vacuna puede aparentar que el fin de la pandemia está cerca, situación que no es real.

También es relevante, conocer que la vacuna será aplicada por grupos, es decir, primero al personal de salud, después a la gente de la tercera edad y, así sucesivamente hasta llegar a los adolescentes, que en teoría son las personas más resistentes al virus por edad y alimentación.

A todo lo antedicho, debemos agregar que la vacuna debe ser administrada conforme lo convenido, en otras palabras, que no exista una fuga de vacunas para la gente influyente o adinerada del país, porque esto estropearía todo el plan de vacunación.

Todo lo expresado, aplica para el Perú, Colombia, Bolivia Argentina, Ecuador, para toda Latinoamérica.

Es verdad que son países con menos habitantes que México, con una población total de 32 millones (Perú), 50 millones (Colombia), 11 millones (Bolivia), 45 millones (Argentina), 17 millones (Ecuador), pero también son países que recibirán menos vacunas por día.

Siendo honestos, en Latinoamérica es muy probable que la vacuna se pierda o se comercialice en el mercado negro, porque la cultura Latinoamérica se funda en el ensimismamiento y la poca o nula preocupación por la sociedad en general, enfocándose siempre en los grandes consorcios y grupos económicos influyentes.

Ahora bien, lo verdaderamente preocupante es que las empresas ya se percataron que no tienen la capacidad productiva para hacer frente a la demanda actual de vacunas.

En el caso de Pfizer, ya informó a México que enviaría la mitad de vacunas de las acordadas inicialmente, lo que se traduce, en que enviarán 200 mil vacunas aproximadamente al día. Por lo cual, el tiempo para la vacunación se duplicará. Resumiendo, aunque ya exista una vacuna, tomando en cuenta, que subsistieran las circunstancias actuales, se necesitarían 4 años para vacunar a México, a El Perú 1 año, a Colombia 2 años,  y así sucesivamente por cada país en Latínoamerica.

En conclusión, no bajes la guardia, quédate en casa si no es indispensable que salgas, porque esta pandemia no terminará este año.