Punto de Encuentro

Keiko: En defensa de la vida

En una sugestiva e interesante entrevista concedida al periodista Beto Ortiz, en su programa “Beto a saber” nuestra lideresa Keiko Fujimori, candidata presidencial, ha fijado clara y meridianamente, aspectos vitales que impulsaría desde el gobierno, el “rescate” no solo de la economía; devastada por la ineptitud de gobiernos de izquierda, en los últimos diez años; sino también, de los valores morales y éticos que deben inspirar a una sociedad democrática y progresista.

Keiko ha marcado claramente la cancha; ante las preguntas sobre temas cruciales y controvertidos, ha fijado nítidamente como desplegará su gobierno. Ha expresado que el fujimorismo, se enfrentará a aquellos grupos comunistas y de “izquierda” que quieren derribar la Constitución de 1993, y reemplazarla por otra que nos ubique en el pasado de Velasco Alvarado o de la experiencia más reciente de gobiernos de Humala y Vizcarra, que en línea de tiempo y espacio han llevado a nuestro país al descalabro político, social, económico y sanitario. En conclusión, buscan constitucionalizar, la parálisis económica, erigir la pobreza como mal necesario y permanente que debe acompañar eternamente a nuestra sociedad. Ha dicho Keiko, que los “enfrentará”, y me parece bien, no podemos seguir con ambages o medias tintas, ha dicho que ha sido gracias a esta Constitución, que durante cerca de 30 años los peruanos ahorramos lo suficiente como para aplacar en parte el dolor y el sufrimiento que el Covid-19, asesta al pueblo peruano. No permitirá vuelta al caos económico, ni mucho menos a la entronización de sendero luminoso, terroristas que le han hecho un grave daño al país.  De otro lado, ha dicho también, que es un mal ejemplo para las nuevas generaciones, que funcionarios públicos, expresen y se reconozcan como consumidores de marihuana. Si bien la ley peruana no castiga el consumo de esta droga, no menos cierto, es que no la impulsa y promociona su consumo porque afecta la salud de los jóvenes.

Pero, en lo que ha hecho énfasis es que, en un eventual gobierno del fujimorismo, este defenderá la vida. No permitirá ni apoyará legislar a favor de la eutanasia, es consciente del drama que atraviesan algunos peruanos, pero como Estado, no piensa que la “muerte asistida” sea la solución a este crucial problema. Y sobre su posición frente a la legalización del aborto, ha dicho claramente que no la apoya; y es que la vida es el núcleo central que sostiene la libertad, que todos los seres humanos debemos respetar y proteger. Este es un tema oportuno y fundamental que, a diferencia de aquellos contrarios al aborto, que actúan con complejos incomprensibles, ha dicho categóricamente que no apoyará.

Y es que como dice, Esperanza Oña Sevilla, reconocida política española “Por interceder en favor de la vida del no nacido, no se está vulnerando la libertad de las mujeres; ni ésta se sustenta en la posibilidad de abortar o no; ni el aborto es un derecho”. Y es que la legalización del aborto es un debate bizantino al que nos quiere llevar la izquierda política, convencida de una supuesta superioridad moral y democrática, alegan que defienden la libertad de las mujeres, para defender su derecho a decidir libremente sobre su cuerpo, su derecho a decidir libremente sobre su maternidad, en definitiva, a defender libremente sobre su vida. Este trillado discurso comunista, “esbozado con tal frivolidad, que pasan por anular la ética presentándola como una rémora contra la libertad”. No permitiremos que esta tendencia que se ofrece liberadora de responsabilidades y deberes intoxique a nuestras generaciones, porque una sociedad que se precie de libre y democrática no debe legitimar el aborto a granel. Este embuste, de la izquierda no puede acabar con la vida de millones de seres indefensos. No pasará.

Milagros Salazar De La Torre.