Punto de Encuentro

Martín Alberto Vizcarra Fujimori

Notas para una historia de la corrupción reciente en el Perú y salvarla de la Post Verdad Caviar

Posverdad​ o mentira emotiva, es un neologismo​

que describe la distorsión deliberada de la realidad y hechos históricos,

en la que los hechos objetivos tienen menos importancia

que las apelaciones a las emociones

y a las creencias personales,

con el fin de crear y modelar la opinión pública

​​¿Cuáles son los principales hechos de corrupción política en la historia reciente de la República?

La corrupción ha sido y es un mal endémico en la sociedad y en el Estado peruano. Sin embargo, dos son los hechos de corrupción en la historia política reciente que pasan de actos de corrupción hechas por políticos corruptos (Toledo, PPK, Villarán, etc) al establecimiento de un sistema de corrupción organizada que copa el Estado: estos son los regímenes de Fujimori-Montesinos y de Vizcarra-GyM-Odebrecht.

En términos más simples: pasamos de pájaros fruteros a bandas criminales organizadas.

¿Cuál es el origen político y social de ambos “regímenes de corrupción”?

Son básicamente dos:

  1. Desde los años 90 el Perú pasó de ser un país con reservas internacionales negativas, a ser un  país con reservas cada vez más crecientes.
  2. La emergencia de la Anti política (Degregori, IEP, 2000) como un medio para –en nombre de la lucha anticorrupción- destruir todo el sistema de partidos políticos con el propósito de instalar regímenes corruptos, donde el objetivo eran –justamente- las reservas financieras del Estado.

Eso explica muchas de las coincidencias entre los “regímenes de corrupción” de Fujimori-Montesinos y el de Vizcarra-GyM.

¿Cuáles son esas coincidencias?

Muchísimas. Ahora sólo señalaremos cuatro:

El apoyo socialista: Ambos regímenes nacieron con el apoyo político orgánico de la “izquierda socialista” peruana. Todo el equipo de campaña y de Plan de Gobierno de Fujimori provenía de los partidos de socialistas. Todos los cuadros técnicos del Vizcarrismo, provienen también del gobierno de Ollanta Humala y de la tecnocracia de la PUCP.

La izquierda peruana, pasó de luchar en los 70 -80 por el socialismo, a ser la operadora política más potente para encubrir el saqueo del Estado, ingresar también al presupuesto público, y construir cotidianamente –con casi todos sus intelectuales- las post verdades de mayor vergüenza de la historia académica e intelectual de la historia del Perú. Por ejemplo, los pseudo Constitucionalista Vizcarristas han escrito páginas legales para la infamia.

Prensa comprada: Tanto Fujimori-Montesinos como Vizcarra-GyM usaron los dineros del Estado para comprar periodistas y medios de prensa, y generar un sostenido proceso de desinformación social masiva, para manipular a los ciudadanos y encubrir sus fechorías.

El pretexto del Congreso: ambos “regímenes de corrupción” usaron al Congreso como chivo expiatorio -supuesta fuente de todos los males- para manipular emocionalmente a la opinión pública.

Poder Judicial como parte de una organización criminal: tanto con el Fuji-Montesinismo como con el Vizcarra-Graña-Moriquesadismo, se copó todo el sistema nacional de justicia con operadores dispuestos a violar la Ley para favorecer y proteger los intereses de la organización criminal, A cada Blanca Nélida Colán corresponde su Zoraida Ávalos. Igual en el JNE, igual en el TC, etc. etc.

Los Fiscales “anticorrupción” -endiosados por la prensa comprada- son parte activa de éste andamiaje. Y están cumpliendo muy bien su labor de encubrimiento: no han acusado a NADIE en el caso Lava Jato después de años de investigación.

¿Qué hacer ahora?

Hay muchas tareas para recuperar la Institucionalidad democrática, impulsar verdaderamente la lucha anticorrupción, y dar las condiciones para una recuperación de la economía popular del país. Desde PdE sugerimos las principales:

  • Vizcarra debe ser inhabilitado y puesto ante la justicia de inmediato.
  • La Fiscal de la Nación y el Presidente del JNE deben ser removidos a la brevedad, y debe nombrarse a los nuevos integrantes del TC, e iniciarse las investigaciones y acusaciones correspondientes.
  • Odebrecht debe ser expulsada del país y pagar las multas y sanciones que correspondan.
  • Debe cesar toda transferencia a los medios de comunicación.
  • Debe darse y aplicarse de inmediato una ley Anti Monopolios.
  • Todos los contratos con el Estado, fruto de actos de corrupción, deben declararse nulos.