El Lagarto y la Lagartija: persecución, mentira y encubrimiento.

26 Febrero, 2021

Luis Yntor

La reunión privada que ha tenido Martin Vizcarra con las fiscales Sandra Castro y Rocío Sánchez, (con conocimiento de Zoraida Ávalos) es una evidencia que siempre coordinaba con el Ministerio Público para blindarse y diseñar la estrategia de persecución judicial contra el adversario político, creando cortinas de humo para disfrazar la corrupción en la que está envuelto ( Odebrecht, pasto grande, chincheros, club de la construcción),  hechos que constituyen actos de encubrimiento, falsedad y de crimen organizado. No me extrañaría que también Vizcarra haya tenido reuniones privadas con el fiscal Domingo Pérez.

Las explicaciones de las fiscales Castro y Sánchez, afirmando, que la reunión con Vizcarra fue solo para pedir protección policial, es una mentira que solo un ingenuo podría aceptar, cuando la verdadera intención fue, conspirar contra Chavarry, retirarlo del cargo de Fiscal de la Nación y ser  reemplazado por la títere Zoraida Ávalos,  para que no se investigue los diferentes casos de corrupción que tiene Vizcarra,  ni sus nexos con los cuellos blancos,. Está reunión sirvió para alertar e informar al mitomano que iba ser nombrado en un audio, dónde se expresa las reuniones que tenía con el empresario Camayo, hecho que negó públicamente y que luego ante las pruebas fehacientes admitió haberse reunido con el hombre de negocios y a pesar de ello no fue comprendido en las investigaciones.

Es preocupante como encaja ese poder subrepticio, que ha llevado a las fiscales Castro y  Sánchez, a ser las interlocutoras de la Fiscal de la Nación con el exmandatario. La fiscal Sandra Castro, es vecina de Vizcarra (y la Fiscal de la Nación sabía de ello) y es esposa de Ronald Gamarra, vinculado al IDL de Gustavo Gorriti,  quien justamente tenía todas las primicias de los audios. Mientras que Rocío Sánchez es la misma fiscal que coordinaba las investigaciones sobre Julio Guzmán, con Carlo Magno Salcedo, hombre de confianza del correcaminos y hoy asesor de Sagasti.

Ante la inacción de la junta de fiscales supremos de pedir la dimisión de la Fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos por negarse a solicitar prisión preventiva para Vizcarra y ante la inoperancia de la Junta Nacional de Justicia (JNJ) en destituir a Ávalos por encubrimiento al moqueguano y que extrañamente sus miembros estan en silencio; el Congreso de la República usando sus procedimientos de control político y la  facultad de fiscalización que la Constitución le concede debería disolver la JNJ vizcarrista y  teniendo en cuenta que Chavarry fue destituido solo por ocultar un almuerzo en la casa de Camayo, debería destituir a  la Fiscal de la Nación, pues no garantiza la transparencia de ninguna investigacion.

En nuestro país se ha perdido el estado de derecho, y que al no haber una independencia de poderes, se pierde la seguridad jurídica y el debido proceso, pues lo que hay de "democracia" es solo un maquillaje para  politizar las instituciones  del estado a fin que sirva al gobernante de turno y sus intereses. La llamada reforma de la administración de justicia y la mentada dizque lucha anticorrupción liderada por Vizcarra, fue una distracción, un engaño y una estafa, pues quien lideró estos temas ha sido un continuo procesado por corrupción y que ha hecho de la Fiscalía su brazo operador de persecución política, en complicidad con Gorriti y el IDL.

 

NOTICIAS MAS LEIDAS