Demagogia y/o discriminación.

Por Roberto Rendón Vásquez.

Con motivo de la pandemia del COVID-19 el Gobierno en el 2.020 otorgó el bono - propiamente subsidio - de S/. 760,oo a hogares en condición de pobreza, pobreza extrema, así como en situación de vulnerabilidad de los ámbitos rural y urbano, según lo dispuesto en el Decreto de Urgencia N° 052-2020. Benefició a 6´800.00 hogares. A partir del 26 de febrero del 2.021 se otorgará bonos de S/. 600,oo para ayudar a los hogares más afectados económicamente por la pandemia del Coronavirus del nivel de pobreza o pobreza extrema, según el Sistema de Focalización de Hogares. Esta ayuda no es discutible. S/.600,oo ayudará a subsistir a un hogar pobre.

Algunas ex autoridades y otras actuales utilizan la concesión de dichos subsidios con evidencias políticas. Hasta algunos aspirantes al gobierno en sus pregones políticos ofrecen bonos permanentes de S/.600,oo mensuales si son elegidos Presidente de la República. Estos actos si podrían ser objetados por ser evidente demagogia política.

Sin embargo los gobernantes de antes y actuales no han considerado que hay un sector importante de la población, que si bien reciben con derecho su pensión jubilatoria establecida por el Decreto Ley 19.990, solamente se les paga actualmente S/.500,75 de los cuales se les descuenta S/.20,75 y se les entrega sólo S/.480.oo. El 2.020 le entregaban únicamente S/.415,oo menos S/.20,755 para el Seguro de Salud. Los políticos de turno ni siquiera han reflexionado de que una familia de ancianos jubilados vive el drama de su subsistencia. ¿Podrá un jubilado y su cónyuge subsistir con los actuales S/.480.oo mensuales que le abonan como pensión? Esta cantidad es menor a los S/.600,oo del bono a los no asegurados. Por ende, por ser jubilado recibe menos dinero que los del “bono”. Se demuestra falta de humanidad.

Lo expuesto evidencia que al promulgarse las disposiciones legales sobre “el bono” se ha actuado demagógicamente para justificar sus acciones políticas y otros para “atraer” a algunos “votantes”. Además ello evidencia discriminación. Un jubilado es tan pobre como los que reciben el bono. ¿Entonces porque no atenderlos también como a las familias que se les otorga “bono”?

El gobierno, si tienen conciencia de la realidad, debe procesar la expedición de una norma legal por la que durante la Pandemia a los jubilados se les entregue una pensión igual a las cantidades señaladas como bono.

Esto es justo. ¿Se atreven a hacerlo? ¿Qué dice la sociedad?

NOTICIAS MAS LEIDAS