Día Internacional de la Mujer: Desafío de la igualdad

La celebración, el 08 de Marzo, del Día Internacional de la Mujer, convoca a mujeres de diferentes países del mundo, con culturas, etnias, lenguas, religiones, ámbitos políticos, económicos y culturales muy diferentes entre ellas. Esa diversidad es uno de los valores en la celebración de esa fecha. Mujeres de muy distinta procedencias y muy diferentes entre ellas se unen para reivindicar mejoras en su situación jurídica, laboral, social, familiar, entre otras. Las desigualdades que sufren en sus respectivas sociedades patriarcales las unen y de una forma simbólica quieren hacerlas presentes ante la opinión pública, pues son conscientes que en el largo caminar de su lucha y de sus conquistas todavía quedan asuntos por mejorar.

La existencia de días internacionales es anterior al establecimiento mismo de la Organización, sin embargo, las Naciones Unidas los ha adoptado como un poderoso instrumento de promoción de esas cuestiones. Los días internacionales sirven para poner a disposición del público en general información sobre cuestiones de interés, movilizar la voluntad política y los recursos para abordar los problemas mundiales y celebrar y reforzar los logros de la humanidad.

Un incendio en la fábrica Cotton en Nueva York dio origen al Homenaje, la selección en el calendario se estableció para honrar a las 129 mujeres que murieron el 08 de Marzo de 1908, en el contexto de una lucha sindical. Encarna esta conmemoración el papel de la mujer en búsqueda de la igualdad y la lucha por los derechos.

En 1977, La Asamblea General de la ONU, proclamó oficialmente el 08 de Marzo el Día Internacional por los Derechos de la Mujer y La Paz Internacional, ONU dice “se refiere a las mujeres corrientes como artífice de la historia y hunde sus raíces en la lucha plurisecular de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre”

Actualmente las mujeres se enfrentan a una creciente ola de feminicidios y violencia de género además de un panorama desigual de derechos que aún falta resolver.

*2,700 millones de mujeres no pueden acceder a las mismas opciones laborales que los hombres.

*En 2019 menos de 25% de los parlamentarios eran mujeres.

*1 de cada tres mujeres sigue sufriendo violencia de género.

Esta fecha, debe ser un buen momento para reflexionar, sobre una lucha sindical que enarbolaba la jornada de trabajo de 10 horas y el derecho de las mujeres de percibir una remuneración igual que los varones a igual a trabajo, los avances logrados no suficientes. La crisis ha puesto de relieve tanto la importancia fundamental de las contribuciones de las mujeres como las cargas desproporcionadas que soportan.

El gran desafío, en ligar un futuro igualitario, que exige el derecho de las mujeres a la toma de decisiones en todas las esferas de la vida, la igual remuneración, la distribución equitativa de los cuidados, el fin de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas y unos servicios de atención de la salud que den respuesta a sus necesidades.

“Las mujeres y las niñas sufren, en especial, repercusiones económicas más graves, ya que por lo general ganan menos, ahorran menos y tienen puestos de trabajo vulnerables o viven prácticamente en la pobreza. Si bien los primeros datos indican que mueren más hombres que mujeres por la Covid-19, la salud de las mujeres en general se ve afectada negativamente por la reasignación de recursos y el cambio de prioridades, incluso en los servicios de salud sexual reproductiva. Ha aumentado el trabajo de cuidados no remunerado, ya que los niños no están yendo a la escuela, las personas mayores necesitan más cuidados y los servicios de salud no dan abasto. Todas estas repercusiones se amplifican aún más en contextos de fragilidad, conflicto y emergencias, en los que la cohesión social ya está agrietada y la capacidad de los servicios institucionales son limitados”. (Informe de políticas: Las repercusiones del Covid19 en las mujeres: ONU-2020)

“La igualdad de género es fundamental para cumplir con la promesa de la Agenda 2030. Mientras las mujeres no gocen de empoderamiento económico y social en el mundo laboral, en el hogar y la comunidad el crecimiento no será inclusivo y no lograremos erradicar la pobreza. La creación de sociedades inclusivas y pacíficas seguirá fuera de nuestro alcance hasta que las mujeres y las niñas estén a salvo de toda forma de violencia y puedan influir en las decisiones que afectan a su vida”. (Antonio Guterres Secretario General de Naciones Unidas).

En el Perú, cada día, 04 niñas entre 9 y 13 años dan a luz a su primer hijo producto de un abuso sexual. El 72% de los casos denunciados de violación sexual fueron cometidos contra personas menores de 18 años. El porcentaje de adolescentes entre 15 y 19 años que ya son madres o que están embarazadas por primera vez alcanza un 12.7% a nivel nacional y un 23.3 % en regiones de la selva.

En Educación, de los adolescentes que ingresan a la secundaria solo 68% concluyen en el tiempo y a la edad esperada y solo 5 de cada 10 adolescentes mujeres que viven en zonas rurales culminan oportunamente la secundaria. Esta desigualdad disminuye sus oportunidades de desarrollo y las aleja de posibilidades laborales de mayor envergadura lo que a futuro disminuye sus capacidades de entrar al mercado laboral en mejores condiciones.

Se infiere que el desafío por la igualdad de los derechos de la mujer mueve el compromiso colectivo del país. Nunca más esa polémica frase “Detrás de un gran hombre hay una buena mujer”. Hay que proscribirla y reemplazarla por “Al lado de un gran hombre esta una gran mujer”. Ese el ideal que debemos aspirar las mujeres del Perú. ¡Feliz Día Internacional de la Mujer!

Milagros Salazar De La Torre.

NOTICIAS MAS LEIDAS