Para ser impreciso y comer pescado, hay que tener mucho cuidado

El refrán, adaptado para esta columna, tiene como objetivo identificar argumentos imprecisos que fueron vertidos en este espacio por un colega columnista, el relacionista comunitario Luis Zaldivar. En su columna “Desactivemos el Ministerio de Inclusión Social” (ver: http://puntodeencuentro.pe/columnistas/luis-zald%C3%ADvar/desactivemos-el-ministerio-de-inclusi%C3%B3n-social-(midis).html), Zaldívar plantea que el MIDIS debe y tiene que ser desactivado por ser un “fracaso sin precedentes” (sic).       

Como argumentos, indica que un error fue centralizar los programas sociales, aunque luego afirma que el error al relanzar el PRONAA como QaliWarma fue descentralizar sus funciones Asimismo, en la columna se asevera que los S/.4,5 mil millones presupuestados para el MIDIS en el 2014 no afectaron significativamente en la reducción de la pobreza porque la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza (MCLP) afirma que ésta no sería estadísticamente relevante. Finalmente, afirma que el ministerio ha sido utilizado con fines políticos y proselitistas, para concluir con un llamado a la investigación de fondos destinados a pagos de bienes y servicios, donaciones y transferencias.

Pues, bien, el ánimo de la columna es vehemente, y deja en el aire varias ideas vertidas que se caen por sí solas.

Para empezar, afirma que el impacto del trabajo del MIDIS en la reducción de la pobreza no fue significante durante el 2014 y como sustento emplea de manera antojadiza una declaración de la MCLP. Es peligroso emplear citas fuera de contexto para tratar de defender un punto de vista. En efecto, de acuerdo a esa declaración (ver: http://gestion.pe/economia/mclcp-reduccion-pobreza-2014-no-seria-estadisticamente-significativa-2126418), la reducción de la pobreza no sería estadísticamente significativa por el menor crecimiento de la economía, y tal premisa se sustenta en dos variables: la tasa de empleo y el incremento en los ingresos de los peruanos.

¡Es más! En el mismo artículo, la MCLP afirma que “los programas sociales que se implementaron durante este gobierno son importantes como estrategia de largo plazo para el desarrollo social del país”. Además, indicó que “no son asistencialistas porque no han tenido un uso distinto al que fueron creados y por el contrario han cumplido con el objetivo de otorgar derechos a sectores vulnerables de la población”.

La pregunta que me planteo es la siguiente: ¿qué entrevista leyó el columnista? Prefiero pensar que se llevó por lo que le contó alguien –al menos pecaría de poco riguroso, apenas— y no como alguien que alevosamente tergiversa citas para orientar la opinión pública hacia un punto de vista en particular. 

El punto de fondo es que la centralización de los programas sociales tuvo como objetivo orientar las políticas de desarrollo con un enfoque escalonado que acompañe a la población objetivo durante distintas etapas de su vida, para que ésta pueda salir de la pobreza y deje, eventualmente, de requerir dichos programas. Estos programas, articulados con políticas sectoriales en Educación y Salud, abordan la problemática de la desnutrición, la estimulación temprana, entre otros componentes que, mediante el enfoque de resultados, permita escalar o cancelar aquellas estrategias que evidencien una mejora en las condiciones de la población objetivo, o en su defecto, carezcan de efectos en ella.

Finalmente, el BID recientemente hizo un estudio de impacto del programa Beca 18, y confirmó que este ha tenido un impacto positivo en los beneficiarios; a saber, que el promedio de notas de becarios es superior al de los alumnos regulares y que 84% de becarios concluyen sus estudios a diferencia de un 54% en el caso de alumnos regulares  (ver http://vicerrectorado.pucp.edu.pe/academico/noticia/el-bid-confirma-impacto-positivo-de-beca-18-en-jovenes-beneficiarios/).

Definitivamente, existen casos complejos, malos funcionarios y corrupción que debe ser enfrentada, no lo dudo ni lo niego. No obstante, sugerir la desactivación del MIDIS pareciera tener más bien un trasfondo con argumentos sin base en evidencia y que responden a simpatías políticas que, no tienen nada de malo si es que éstas son trasparentadas en un ejercicio de full disclosure periodístico. De lo contrario, se puede disfrazar como argumento técnico aquello que solo responde a intereses subalternos que poco contribuyen a construir un debate serio sobre políticas públicas en el país.

 




Jueves 02 de Abril de 2015

Esta semana, el ex ministro de Economía Luis Carranza, esbozó en una columna de opinión de un diario local (http://elcomercio.pe/opinion/colaboradores/encrucijada-luis-carranza-noticia-1801121),...

Viernes 17 de Abril de 2015

Como dúplica a la réplica hecha por el relacionista comunitario Luis Zaldívar, a quien critiqué por tergiversar información para defender...