De Leñadores y Periodistas

El mediatizado caso del periodista deportivo Silvio Valencia conlleva una reflexión de fondo: cuando se comete una falta es lógico aplicar un castigo, pero no lo es torturar, mancillar, denostar, destruir o alegrase por la desgracia ajena. Opinantes y opinólogos, de los que abundan en las redes sociales, se expresan en términos irreproducibles, llenos de rabia, como quien ha encontrado un signo de victoria, un trofeo que lucir y con el que desacreditan a las personas que no pueden encarar personalmente.

Como lo dice el blog de Saúl Guevara “en lugar de ser solidarios y buscar soluciones al problema o sugerir formas de evitar que se repita el error, se ensañan en criticar, en acusar y en manifestar abiertamente que ellos mismos no hubieran cometido tal error, lo cual enrarece el ambiente y afecta la convivencia social y por supuesto, no soluciona ni mejora nada. Parece que es mucho más fácil hacer leña del árbol caído que tumbar el árbol”.

Así las cosas este viejo refrán se constituye en otro deporte nacional y hoy como en tiempos de la Inquisición sólo falta quemar al vil hereje en la hoguera. La hipocresía es la marca registrada de quienes bañados de moral, predican ahora sobre ética y valores periodísticos. Antes de ofender gratuitamente no les haría daño mirarse al espejo y ver qué tan resistente es.  

Y ya que hablamos de comportamientos periodísticos, el caldeado escenario electoral no sólo pone sobre la mesa los familiares desencuentros de sus protagonistas, si no también los "bandos" que entre los hombres de prensa se van formando alrededor de determinados candidatos, ya sea por razones ideologicas, amicales, monetarias o de otro orden.

Para muestra un botón: Ricardo Vasquez Kunze y Gustavo Gorriti enfrascados en un entretenido debate rechazando y sustentando el presunto fraude que Julio Guzmán ha denunciado. A la columna de Vasquez K. "Guzmán, Acuña, Gorriti & Cía: falacias al gusto” (El Comercio 08\03), Gorriti responde con "Fraude adelantado" (Caretas 10\03) y que a su vez Vasquez K. replica "Con sangre en el ojo" (Político.pe 10\03).

Esto no debería causar sorpresa entre el elector instruido que sabrá separar la paja del trigo, pero la mala noticia es que son los menos; el resto con pobre nivel intelectual, no tendrá la capacidad de hacerlo, en consecuencia el círculo vicioso de la apatía política y la falta de institucionalidad seguirá girando infinitamente. 




Viernes 04 de Marzo de 2016

La reciente "confusión" del diario El Peruano al cambiar el logo de la ONPE por una peculiar caricatura,...

Viernes 18 de Marzo de 2016

Si hablamos de fomentar la violencia electoral, basta por empezar a recordar algunas infelices expresiones que marcaron la agenda...