¿Y el Pacto Ético?

Si hablamos de fomentar la violencia electoral, basta por empezar a recordar algunas infelices expresiones que marcaron la agenda de los últimos días, y que no promueven la cordialidad, ni el sano ejercicio democrático que debería, ingenuamente, primar entre sus protagonistas.

El pintoresco congresista de Fuerza Popular, Héctor Becerril,  cerraba la semana anterior calificando como “primos hermanos de terroristas” a los manifestantes que marcharon para que su candidata presidencial Keiko Fujimori sea retirada del proceso electoral.

Días después, la actriz Karina Calmet tildaba de bruta y babosa a la candidata del frente Amplio, Verónica Mendoza,  acusándola de rodearse de gente violenta del Movadef.  En otras palabras solo le faltó decirle pro terrorista, comprobándose una vez más, que belleza no es sinónimo de inteligencia.

Si bien es cierto, ambos reconocieron sus exabruptos verbales, disculpándose con los aludidos en sus comentarios, el daño está hecho y es la primera impresión  la que acusa el elector. Pero, hay más…! 

Alejandro Toledo no podía mantenerse al margen de la fiesta. Sin escarmentar, luego que hace poco ofreciera una entrevista telefónica en aparente estado de ebriedad, volvía, mismo matón de medio pelo, a desatar la polémica por sus desacertados comentarios contra Keiko Fujimori: “Le voy a sacar el ancho… Con esto voy a matar a la china ¡Carajo!…”. A estas alturas el sano y sagrado, languidece junto a su maltrecho partido.

Pero, más allá de estas anécdotas textuales, lo ocurrido en Tacna con la candidata fujimorista, donde fue hostigada en su hotel así como luego obligada a terminar su mitin por los enfrentamientos entre simpatizantes y opositores, desvirtúa el derecho a manifestarse. Por más legítima que sea la protesta, la intolerancia y la violencia no pueden ser permitidas en una competencia electoral.

El caldeado escenario, incluso obligó al ministro del Interior, José Luis Pérez Guadalupe, ha invocar para que la actual campaña electoral se desarrolle de forma pacífica, señalando que nadie tiene derecho a oponerse con violencia al derecho de los candidatos de formular libremente sus propuestas.

Finalmente nos preguntamos ¿y el Pacto Ético?, ¿está en funciones?, ¿se pronunciará frente a los últimos hechos? o demostrará lo que desde un inicio sospechamos: que no tiene mayor utilidad. Ustedes juzguen.




Viernes 11 de Marzo de 2016

El mediatizado caso del periodista deportivo Silvio Valencia conlleva una reflexión de fondo: cuando se comete una falta...

Martes 17 de Mayo de 2016

Es comprensible que una campaña electoral encienda ardorosos debates en las redes sociales, entre los "antis" y los "pro", con...