EL ESTADO SEGÚN FUKUYAMA Y THOMAS JEFFERSON.

 

Francis Fukuyama es un politólogo norteamericano que utiliza la vertiente liberal clásica en su libro “La Construcción del Estado”, utilizando recursos dogmáticos importantes de Hayek, Bastiat, Misses, aportando una sólida alternativa para luchar no sólo contra la corrupción imperante en los Estados latinoamericanos de ultima generación, sino también para articular políticas públicas para el adelgazamiento de un Estado elefantiásico, fracasado, altamente corrupto y lobbista, parasitario, burocrático y ocioso;para despopulizarlo, fumigarlo de ladrones de cuello y corbata,generar conciencia multisectorial y convertirlo o reformarlo en un ente eficiente, poderoso y distribuidor democrático de riqueza entre los pueblos.

La Constitución norteamericana de 1787, es la Opus Magna de la política internacional que establece la separación de poderes, las libertades individuales y los límites del gobierno sobre la vida de los pueblos. Tiene a través de su historia, la implantación de unGobierno limitado, que cumple eficientemente funciones no solo en el mercado, sino que apuntala un gobierno  eficaz.Argumenta que, a menor Estado, será mejor fiscalizado, habrán menos impuestos anti técnicos y confiscatorios (tipo peaje de 30 años de Villarán) y por consiguiente, habrámás riqueza para la gente y menos corrupción sistemática o premeditada. Democracia real, no fingida.

Por ello, logra la divisiónjeffersoniana de los tres poderes con robusta independencia,separa la Iglesia del Estado, consolida la libertad de expresión, de culto, y apuntala una democracia representativa.

Podrá darse esto en el marco de sociedades populistas culturalmente acostumbradas a recibir absolutamentetodo del gobierno?

Ciertamente, el socialismo chavista fue una caracterizaciónpseudodemocrática,de dictaduras que manipulaban a los pobres con dádivas, prebendas y canonjías, para crear costras políticas, donde el gobernante tenía la subliminal función de eternizarse bajo la convocatoria de Asambleas Constituyentes creadas con molde para adosarse en el poder por largos años. Casos patéticos, Chávez de Venezuela y Daniel Ortega de Nicaragua, muy contagiosos, con la consiguiente destrucción de sus economías, atrasando sus países yconvirtiéndolosen nacionesparias y arcaicas como Cuba, con 100 años de ocaso económico y social. El chavismo y sus vertientes lulista, kirchnerista, nadinista, villaranista, no representan la justicia social, sino la podredumbre política moral mediante la cutra empresarial Odebrechista y la putrefacción de la gobernabilidad. Estos susodichos, zurdos oligarcas de cocacola helada, son la misma cosa que Barata, que en portugués significa curiosamente: cucaracha.

No puede haber reforma electoral, sin transformación integral del Estado en su conjunto.

Y eso parte también del factor humano que operará esas instancias del poder político. Gente integra y proba que aborrezca la corrupción y el latrocinio enquistado por siglos en el aparato estatal peruano, que marque diferencia y pueda intentar convertir al Perú en Estado Nación de 200 años, país próspero y libre de putrefacciónmarxistoide y pestilencia moral que afecta a la clase media, a los más pobres y a todos.

 




Viernes 03 de Marzo de 2017

 

Parece recogido de la ficción pero es la realidad inminente. Al ritmo de la aceleración mundial en las tecnologías informáticas...

Martes 11 de Julio de 2017

 

Proteo, en la antigua Grecia era la divinidad mitológica de la metamorfosis, el dios variopinto de opiniones y afectos, que...