LEGUIA Y TOLEDO.

 

Alberto Bajak

Insurgió en la vida política nacional como una alternativa real apareciendo sorpresivamente como el abanderado de la oposición y sobreviviente de la masacre mediática de Montesinos contra los candidatos presidenciales de mayor opción en esa época. Años después, el dios Cronos, que regenta el tiempo nos escueleò rápidamente que Alejandro Toledo ha sido una de las más grandes decepciones morales en tiempo récord, y nos reveló su autodestructividad personalísima y errática conducta psicológica producto del amor platónico al alcohol, a féminas baratas ansiosas de poder y al hedonismo ilimitado que rigió su quehacer. Su prédica  anticorrupción muy teatralizada y artificial con besos de bandera, vinchas y abrazos por doquier, esperanzó a muchos, siendo su vida política una farsa, una intención abstracta de liderazgo contemporáneo de muy corta duración, con ligeros trazos de traición con sus entornos más íntimos. El obituario político del “profesor de Stanford “está debidamente documentado con gravísimas implicancias penales incluyendo a su amigo testaferro en el proceso. Ciertamente, pestilencial. Por ello, por más piruetas, histrionismo y artilugios jurídicos que pretenda realizar, con un subordinado y alquilado gánster fungiendo de defensor y ahondando la náusea nada podrá rescatarlo del desprestigio político internacional en el cual está involucrado, agregándose a esto, lo que ya está desnudándose del expediente Odebrecht con asociación karpiana, las adendas pérfidas con sobrecostos irracionales, y una burda manipulación a una anciana que firmó documentos e hipotecas ajenas que pagará postmortem en su tumba.

Indudablemente, nada podrá desarraigarlo de la espiral de mentira y descrédito en los cuales el sólo se introdujo con desvergüenza, desprestigiando el sitial honorífico que la ciudadanía harta de corrupción en coyuntura complicada, le confió. El robo, esa miseria humana que persigue y convierte en escoria a los gobernantes, es el peor impuesto que puedan pagar los pobres. Esta cleptocracia establecida en el palacio de Pizarro, sin duda, terminará en la cárcel porque traicionaron toda la confianza popular. Es el pedido urgente del pueblo contra todos los sofisticados delincuentes involucrados en esta putrefacción moral llamada Lavajato, operación mafiosa importada del modelo socialista de perversa moralidad liderado por Lula, un falso valor, con profecía carcelaria en Brasil.

El historial presidencial peruano del último tiempo está simbióticamente repleto de la ecuación corrupción-cobardía: Una putrefacta galería de personajes muy valientes y corajudos para delinquir desde la más alta magistratura del Estado, pero rastreros, huidizos y serpenteantes cuando son penalmente solicitados, alegando desde clandestinos escondrijos internacionales una fantasiosa persecución política inexistente, y jurando y llorando inocencia, que nadie creerá.

Sabemos que el expresidente Augusto B. Leguía murió en la cárcel en la miseria, lejos de sus glorias como Jefe de Estado. Es blasfemante la comparación biográfica, pero lo hacemos en términos carcelarios augurando el mismo resultado para el “sano y sagrado”, con Mascaypacha de oro incluida, compartiendo aposentos con ex colegas igual de rateros. El destino penitenciario de Augusto B. Leguía, tarde o temprano alcanzará al torpe y mitómano Toledo, el hombre que nunca abandonó sus malas artes y vicios, el que negó a su hija reiterativamente, el que nunca pudo igualar la talla y figura de Belaúnde Terry, incapaz de avizorar con ese ejemplo que el prestigio, el buen nombre y la reputación limpia llena de gloria post-presidencial, es el mejor aval para todo estadista que ha dejado el gobierno en buena lid. Con esa lección aprendida debió entender que la pulcritud moral es la mejor garantía de futuro como legado, mucho mayor que una riqueza mal habida y succionada del bolsillo del pueblo, del cual siempre se jactaba pertenecer y representar. Los Apus, ciertamente, ya no lo respaldarán.

 




Miercoles 13 de Julio de 2016

La propuesta humalista de la gran transformación después de un quinquenio gubernamental deslucido, sin brillo y más para el olvido,...

Viernes 03 de Marzo de 2017

 

Parece recogido de la ficción pero es la realidad inminente. Al ritmo de la aceleración mundial en las tecnologías informáticas...