EL FORO DEMOCRÁTICO

La institución más importante en la lucha contra la dictadura fue, sin duda, el Foro Democrático. Cuando los golpistas pregonaban a los cuatro vientos que no se había tratado de golpe de Estado, sino que nos hallábamos en un reacomodo democrático, cuando quienes se hicieron del poder quisieron decirnos que era para luchar por la transparencia y promover mejores prácticas, el FORO DEMOCRÁTICO se alzó contra esa patraña y, desde la sociedad civil, dado que los partidos políticos no supieron organizarse ni pudieron rechazar todos los ataques que desde la prensa miedos o servil les endilgaba Fujimori, comenzó una terca lucha por demostrar al país que la mejor de las dictaduras es peor que la peor de las democracias, que cuando no hay libertad, cuando se gobierna con secreto, cuando un grupo pretende erigirse en los factótum de la vida nacional, no hay ningún logro material que pueda suplir la tranquilidad de vivir bajo los parámetros de la libertad, la igualdad y la dignidad, valores estos que se pisotean por quienes se alzan con el poder por la fuerza.

Frente a la confusión que quisieron instalar desde el poder Fujimori y sus secuaces, el FORO DEMOCRÁTICO, sin más medios que la convicción de sus integrantes (una pluralidad de personas que abrazaban distintas perspectivas políticas o sólo inquietudes cívicas) fue aclarando las cosas.

Cuando lanzaron la especie de la re reelección del japonés, el FORO DEMOCRÁTICO, que ya venía realizando por todo el país su prédica, explicando al Perú las ventajas de la democracia, enrolando a los jóvenes en la lucha por la libertad, decidió salir al frente dada la inacción de los partidos y comenzó a voltear la correlación. Presentamos un pedido de referéndum desaprobatorio de esa ley que los “congresistas” había aprobado para hacer perpetuo el poder del sátrapa.

Todos nos dijeron que era imposible alcanzar las firmas y obligar al régimen, por un camino pacífico, a confrontarse con la población. Se exigía en ese momento un millón doscientos cincuenta mil firmas. El universo electoral era de doce millones y medio de personas. O sea, el 10%. Las conseguimos con tenacidad y compromiso y la dictadura se vio obligada a patear el tablero y a anular lo que supuestamente era su más clara demostración de espíritu democrático. No quisieron el referéndum.

Pero en el transcurso de la lucha se cambió el modo de ver las cosas de los peruanos que fueron embaucados por la propaganda oficial. Cuando iniciamos la tarea, las encuestas que se publicaban a la sombre del régimen dictatorial decían que el 85% estaba con Fujimori, cuando luego de dos años y meses culminamos la tarea (en la que decidimos hacer un paréntesis por el problema terrorista generado por la toma de la embajada del Japón) el 72% apoyaba al Foro y la realización del referéndum.

Para ello se lanzaron varios y exitosos programas como Prensa Popular y Democracia por el cual se recorrió el país y se mantuvo relaciones permanentes con los periodistas de provincias, alejados de las mieles del poder central, para que mantuvieran en alto la antorcha democrática, y cumplieron. Se organizó el Foro Universitario que consiguió enrolar a los jóvenes en la lucha por las libertades y quienes supieron ponerse al Frente cuando se botó del Tribunal Constitucional a los valientes magistrados que se atrevieron a declarar la inconstitucionalidad de esa norma.

Del Foro nacieron muchas iniciativas, como la de Transparencia o la de los 30 puntos para la transición democrática.

Finalmente, el Foro Democrático cumplió con su promesa de no convertirse en un partido político. Quienes luchamos en él y quienes lo dirigimos nos habíamos comprometido a ello.

La voz del Foro fue durante todo esos años de lucha, la voz de la fuerza de la democracia.

Hoy en que hay una inmensa mescolanza de conceptos que no se entienden entre otras cosas porque no se han vivido como propios y donde faltan las instituciones porque no se han cultivado al interior de ellas los valores democráticos, y todo parece un caos, el Foro vuelve a presentarse, como lo hizo también para evitar en el 2011 que los herederos de la satrapía fujimorista se hiciera del poder, para dar sus puntos de vista, para contribuir en el país con los conceptos que puedan hacer realidad que no se pierda lo que se ha avanzado, ya sea por conveniencia o por ignorancia.




Viernes 30 de Enero de 2015

Cada día parece empeorar el servicio de telefonía. No solamente la desconexión con el argumento que las redes están sobrecargadas...
Sabado 28 de Febrero de 2015

La marcha de los jóvenes protestando por la TV basura me ha motivado a escribir estas reflexiones y a presentar...