ATENDER LO URGENTE SIN OLVIDAR LO IMPORTANTE.

 

El “Consejo Permanente por la Vivienda, la Construcción y el Territorio” conformado por CAPECO, Colegio de Arquitectos, Colegio de Ingenieros y la FTCCP, ha presentado al país su “Propuesta para la modernización de las ciudades peruanas y la transformación de nuestro territorio”. Ello como aporte para la construcción o reconstrucción del país, como consecuencia de las lluvias y huaycos que se han producido en muchas localidades, con efecto agravado por la falta de acciones preventivas en serio y oportunamente.

Al revisar dicho documento encontramos una frase que tiene mucho que ver con este artículo y con la cual coincido: “El modelo de descentralización ha fragmentado excesivamente las circunscripciones, burocratizando innecesariamente la gestión de los gobiernos sub-nacionales y minimizando la escala de planificación territorial.”

Vayamos al meollo del asunto. Es urgente e impostergable atender la emergencia señalada en anteriores acápites, y ello debe tener preferencia, pero tampoco podemos olvidar los asuntos importantes que hay que afrontar y que pueden verse en paralelo mientras no entorpezcan la tarea de recuperación de las localidades afectadas y la de sus pobladores, priorizando la perdida conectividad de diversas circunscripciones del Perú, que no solo afectan a las que quedaron aisladas, sino también al resto que carecerá de varias de sus fuentes de aprovisionamiento.

Cuando se trata de reclamar más y más recursos al gobierno central, los gobiernos sub-nacionales o regionales son muy eficientes, incluso para poner trabas a una serie de inversiones con las cuales se mejoraría el estándar de vida de sus respectivas poblaciones, sino miremos el ejemplo de Cajamarca en que la inversión decae estrepitosamente, a diferencia de Apurimac que comienza a levantarse ostensiblemente.

En la otra antípoda se encuentra la falta de responsabilidad de muchos gobiernos regionales, felizmente no todos por cierto, que cuando deben asumir responsabilidades “silban al techo” o “miran detrás del hombro” para no ver lo evidente, “soplándole la pluma” de todo y para todo al gobierno central.

La regionalización ha aumentado abruptamente la burocracia, pues erradamente se transfirió a las regiones: facultades, atribuciones y recursos económicos, más no así a personal calificado que quedó en el gobierno central mientras los regionales encontraron el camino de la farra de contrataciones burocráticas, sin siquiera atender las propuestas y sugerencias técnicas de SERVIR.

La falta de capacidad técnica, de conocimientos y de experiencia, dio en muchísimos gobiernos regionales el resultado de no haberse planificado obras en forma profesional, haber demostrado ineptitud en los procesos de contrataciones, y lo que es peor con evidentes signos de corrupción, varios de los cuales ahora están corroborados y varios de los gobernantes regionales entre rejas, en espera que otros colegas les hagan compañía.

Es hora de corregir los errores del proceso regionalizador.

 




Jueves 20 de Abril de 2017

 

Hace algunos días, convocados por un buen amigo, recibimos la exposición de CAPECO sobre su visión de lo que debería...

Miercoles 03 de Mayo de 2017

 

El Poder Ejecutivo y el Legislativo acaban de probar, que si se puede legislar en temas que son urgentes con...