Inequidad electoral

Todos hablan de la inclusión social y pretenden, con razón, que los beneficios del desarrollo lleguen a los menos favorecidos por la fortuna y por la educación, y eso que no hablamos de la de calidad que hoy casi es una quimera. 

Sin embargo pocos tratan sobre la inclusión al sistema democrático de los peruanos que emigraron al exterior en búsqueda de oportunidades que no tuvieron en la patria.

En la práctica dichos peruanos son discriminados y tratados como de inferior categoría, pese que la Constitución y los Derechos Humanos consagran la igualdad, que a ellos en lo electoral les es ajena. 

Vamos a los hechos: la Constitución determina la igualdad, pero para el tema electoral ella no existe para quienes migraron al exterior. 

Mientras que los nacionales residentes en el Perú tienen el derecho a elegir a sus congresistas, y ser elegidos; para los residentes fuera de nuestro territorio, el derecho aludido es recortado, dado que las elecciones congresales se realizan por distritos electorales, y nuestros conciudadanos en el exterior no eligen a sus representantes sino a los que postulan por Lima. 

Más que evidente: estamos frente a una grosera discriminación electoral y a una intolerable situación, por la que desde hacen más de dos décadas reclaman compatriotas que viven fuera de nuestras fronteras. 

En la XXVIII Convención de las Instituciones Peruanas en el Extranjero, a la que acabo de asistir en Los Ángeles, se advierte que los connacionales a los que nos referimos están perdiendo la paciencia y se sublevan a la indignante situación de estar rogando por lo que es su derecho que minimiza el Estado indolente que solamente se acuerda de ellos para aplaudir sus remesas económicas que alivian el flujo de divisas, y para aprobarles recortados beneficios con leyes de retorno. 

Desde hace más de un año está para debate el dictamen de la Comisión de Constitución para crear el distrito electoral de los peruanos en el extranjero, que de aprobarse permitirá que aproximadamente tres millones de peruanos excluidos, pasen a ser incluidos al pleno derecho electoral. 

Se han sucedido varios parlamentos en que se han presentado proyectos similares, aunque sin suerte, y ahora que estaría cercana la posibilidad de hacer realidad su ilusión, ven que  en la puerta del horno se les puede quemar el pan, pues de continuar la carencia del debate en el Pleno del Congreso, por el estricto calendario electoral, podrían ver frustradas sus esperanzas de tener legítimos  representantes en el Congreso a partir del 28 de julio de 2016. 

El malestar de los electores peruanos en el extranjero se agrava, cuando para colmo de la desvergüenza hay quienes van al exterior en busca de sus votos, pero dentro del Perú se oponen a igualarles sus derechos.

Es injusto e inequitativo mantener esta situación por más tiempo, lo que puede corregir la Presidenta del Legislativo poniendo a debate el dictamen favorable de la Comisión de Constitución, y honrando su compromiso con esta buena causa.

 




Viernes 29 de Mayo de 2015

Cualquier compatriota que vive en zonas de influencia de actividades extractivas, como son la minera, la petrolera y gasífera, pesca,...

Domingo 02 de Agosto de 2015

Constituye obligación del Presidente de la República dirigir mensaje al Congreso al instalarse la primera legislatura ordinaria anual, lo que...