Lactarios

Luego de casi cuatro años, acaba de reglamentarse la Ley N°29896, por la cual se dispuso la obligatoriedad de establecer lactarios en las entidades de los sectores público y privado, que empleen a por lo menos a 20 damas en edad fértil, esto es entre 15 a 49 años de edad.

Una primera lectura de la norma nos movió a preguntarnos ¿para qué es el lactario? y la respuesta la encontramos en la misma Ley, siendo ello el lugar “…para que las madres trabajadoras extraigan su leche materna durante el horario de trabajo, asegurando su adecuada conservación”.

Repasando nuevamente el texto de la Ley, nos seguimos preguntando si los lactarios son indispensables teniendo en cuenta que en los centros de trabajo en que laboren madres con hijos en edad de lactancia, ellas tienen derecho a una hora diaria, dentro de la jornada laboral, para dar de lactar a los hijos.  Esto se instrumenta con el ingreso al centro de labores una hora después del inicio de la jornada, o retirándose del mismo una hora antes de la salida.

La respuesta a la pregunta precedente está en el reciente Reglamento, el cual señala que la hora de lactancia es independiente del tiempo de uso del lactario que requieran las beneficiarias de tal servicio. En buen romance son dos beneficios que se suman, pero llama la atención que la frecuencia y oportunidad del uso del lactario son determinados por la madre trabajadora.

Entendemos la preocupación del legislador por la madre trabajadora con hijos en edad de lactancia, aunque consideramos poco realista para los centros laborales rurales, como pueden ser campos agrícolas, las exigencias de privacidad, comodidad e higiene en el espacio físico para los lactarios, y que en ellos exista refrigeradora o friobar donde almacenar la leche materna de cada trabajadora con derecho al lactario.  Además en los sitios carentes de energía eléctrica, para la operación de las refrigeradoras o friobares, obligará a trasladar balones de gas o algún hidrocarburo con los peligros que puede originar su manipulación.

Como siempre hay que ponerse en todos los casos, pensé que en el lactario, con todas las comodidades, higiene y refrigeración, la leche materna extraída estaría en buenas condiciones de ser suministrada a los bebes.  Empero, ¿seguiría en esas buenas condiciones después del traslado de la madre trabajadora de su centro laboral a su hogar? Si tiene la trabajadora que usar el servicio público de transportes, puede perder horas en el mismo, y probablemente la leche que retiró del lactario en adecuadas condiciones, ya no lo estará.  Esta percepción me fue confirmada por médico pediatra al que consulté, quien también me dijo que estando en campaña electoral mejor no escribiera este artículo porque podría ser mal interpretado.

No puedo con mi genio, no me importa, reconozco las buenas intenciones de quienes hubieren diseñado la ley y su reglamento para los lactarios, pero sus disposiciones son poco prácticas, difíciles de implementar y nos hacen recordar populismos que creíamos superados.




Viernes 27 de Noviembre de 2015

Los ataques terroristas perpetrados en París el 13 de noviembre, condenados mundialmente, tienen necesariamente que hacernos reflexionar, y en...

Martes 29 de Marzo de 2016

Amparados por la facultad que otorga la Constitución y la Ley Orgánica de Municipalidades, los gobiernos locales tienen competencia...