NARCOTRÁFICO Y FISCALIZACIÓN

Es deber del Estado, velar con la salud de la población y correlativamente las personas tienen derecho a la protección de su salud, lo que es complementado por la obligación estatal de determinar la política nacional de salud.

Dentro de tal política se encuentra la proscripción de los narcóticos que atentan contra la salud, y por ende la persecución de las drogas ilícitas, la penalización del narcotráfico y la rehabilitación de los afectados por productos psicotrópicos.

Nuestro país es gran productor de hoja de coca, insumo principal para la elaboración de pasta básica de cocaína y clorhidrato de cocaína, pero también se viene sembrando en ciertas zonas fronterizas del norte, la amapola, que es el insumo de la heroína.

Para la fabricación de los narcóticos ilegales, se requieren de productos químicos, incluso combustibles, y como la ciencia y tecnología avanza para el bien, también lo hace para el mal, por lo cual los insumos para la preparación de las drogas ilícitas van variando, y los que antes se consideraban inocuos, pues dejan de serlo dado que se les encontró aplicación en la elaboración de los productos a los que nos referimos.

El Estado con buen criterio dispuso la fiscalización de productos químicos y combustibles, que constituyen elementos necesarios para la elaboración de las drogas mencionadas. La lista de tales productos químicos no es estática, ella es variable y dinámica, pues se van incorporando otros elementos que van sustituyendo a los tradicionales.

La fiscalización y control de los insumos químicos y combustibles que se utilizan en la elaboración ilícita de narcóticos, fue encomendada a la SUNAT, quien debería realizar la labor desde el ingreso de los productos al país, su permanencia, transporte, traslado, distribución y comercialización, ello tanto de lo que se importa como de lo que se prepara en el país.

El Estado también ha normado el establecimiento de puestos de control para la fiscalización de los insumos, con la meta de impedir la producción de los bienes materia del narcotráfico, incluso ha señalado rutas fiscales para el transporte de los insumos, que como podrá comprenderse se usan no solamente para la creación de las drogas ilícitas, sino también para innumerables fines absolutamente lícitos.

Como los insumos tienen empleo lícito como ilícito, la fiscalización tiene que ser muy eficiente, puesto que no debemos olvidar que en determinadas zonas del país en que todavía hay rezagos terroristas, estos se han aliado con el narcotráfico y en la práctica se han convertido en carteles de la droga.

Muchas veces los narcoterroristas, extorsionan a usuarios legítimos de los insumos referidos, para que les entreguen parte de lo que tienen almacenado, igual como ocurrió en las épocas más duras del terrorismo, con los explosivos de uso civil que se empleaba en la actividad de la construcción y en la minería.

Lo señalado debe inducir al Estado a ser eficiente en la fiscalización, y colocar escaner en las rutas del narcotráfico, para incautar los insumos en cuestión.

 




Jueves 04 de Enero de 2018

Intensos días estamos pasando, en que ni la clasificación peruana al mundial de futbol, ni la Navidad, ni el Nuevo...

Martes 16 de Enero de 2018

El tema del indulto a Alberto Fujimori, siempre fue controvertido y lo seguirá siendo. Muchos consideraban que tendría que...