La magia de emprender, la magia de crecer

Emprender un negocio es una tarea exigente y compleja, el gran sueño de todos los emprendedores es que el negocio siga creciendo, como una escalera al cielo. Siempre innovando, pero a una velocidad razonable y responsable.

Quizá uno de los aspectos más difíciles al momento de expandir el negocio es entender que siempre hay nuevos públicos a quienes ofrecerles nuestro producto o servicio. Esto quiere decir que podemos ser siempre, innovadores, y experimentar nuevas propuestas para sorprender a los nuevos clientes y enamorarlos.

En otras palabras, superar nuestros límites e ir más allá; llegar a lo inimaginable, para lograr satisfacer las expectativas del nuevo cliente a atraer, pero ¿Cómo debemos manejar el negocio para expandir nuestros horizontes y crecer y crecer y seguir creciendo?

Lo primero es DEJAR VOLAR TU IMAGINACIÓN. No dejes que nada te detenga, suelta las ideas más locas que puedas tener, busca conceptos claros, frescos y nuevos. El punto es lograr personalizar el producto o servicio: la idea es dar lo que el público no ha esperado o imaginado jamás.

Si ya tienes un negocio o estás a punto de emprender uno, estos tips te servirán. Aprende a descubrir el secreto de ser diferente.

•        Analiza: Qué segmentos del mercado están en pleno crecimiento y cómo puedes unirte a ello. Si ves que el consumo está en baja en el sector donde te desarrollas, inventa tu propio juego.

•        Observa: Qué hábitos se están modificando y cómo puedes atenderlos, reflexiona si puedes crear una nueva oferta o te unes a ella, conectarás con nuevos estilos de vida en otras palabras, con un nuevo nicho de mercado.

•        Presenta un concepto distinto: Cuestiona el modelo de negocio tradicional. ¿Las condiciones climáticas en tu distrito son distintas a las de hace 5 años o ha cambiado una ley en tu país para algún tipo de producto? En la respuesta está la clave para iniciar una nueva oportunidad de negocio que está lista para ser atendida o transformada.

•        Aprende a diferenciarte: No por el producto sino por el valor que hay en él. No importa si tu café cuesta 1 sol, lo importe es qué más trae con él.

•             Comparte y escucha a tu cliente: Un claro ejemplo de ello es que siempre vas a querer ir al mismo restaurante, porque te tratan bien y sabe cómo te gusta la comida. Un claro ejemplo de fidelidad de cliente.

Todos estos tips te permitirán conectarte con tus clientes y consumidores además de darle a los productos o servicios un sentido y un propósito por el cual fueron creados para satisfacer las necesidades del mercado.

Siempre se debe aprovechar la tecnología y mediante ella aprender a comunicar tu oferta, y la manera más rápida y barata es a través de las redes sociales, donde puedes personalizar tu mensaje e ir directo a cada uno de tus seguidores y/o tus clientes.

Para finalizar, recuerda poner atención en los detalles. No muchas veces notamos las pequeñas cosas, pero son estas las que te pueden ayudar a diferenciarte de tu competencia. Fideliza a tus clientes y expande tu mercado. No se trata de ninguna magia extraña, pero el resultado siempre será mágico. Muchos éxitos.




Jueves 16 de Junio de 2016

Qué es más importante el Talento Humano o el Recurso Humano. Pero sabes cuál es la diferencia entre estos dos...

Martes 02 de Agosto de 2016

No importa si tu negocio es pequeño, mediano o quieras iniciar la creación de una gran corporación. Lo importante es...