Realineamientos post-electorales

De las elecciones pasamos a una que evidencia el realineamiento al interior de las organizaciones políticas. En los viejos partidos conocidos, algunas disputas se presentan para ocupar el espacio político agotado en las últimas elecciones por sus candidatos.

En Acción Popular, el presidente del su partido Mesías Guevara busca por cualquier medio arrinconar definitivamente a Alfredo Barnechea. Como Barnechea no es un hombre de partido, puede que esa batalla no le interese y pueda que tenga efectos en el mediano plazo. Es más, Mesías Guevara se ha mostrado un declarado PPkausa, y como está de salida, tal vez busque una oportunidad en el nuevo gobierno.

En el Apra, son algo diferentes las cosas, Enrique Cornejo quiere promover la renovación en el Apra, conjugándola con su candidatura a la Alcaldía de Lima. Maquinaria más renovación. Cornejo es un excelente candidato, convincente, no actúa en el silencio y parece siempre inclinado al diálogo. La cuestión es que esa pretendida renovación sea en realidad más un medio que un fin en si mismo y se pierda el sentido de la propuesta. En todo caso, una victoria le vendría bien al Apra, luego de 27 años de ayuno sin ocupar el sillón edil.

Ya el Apra parlamentaria, tiene –con Mauricio Mulder- y tendrá -con Jorge del Castillo- un impulso importante a la dinámica política. Aun cuando se han declarado aliados estratégicos del fujimorismo. Eso significa que a pesar de pequeñitos, son muy hábiles, y obtendrán más visibilidad confrontando al gobierno sumado al fujimorismo que hacerlo de forma solitaria.

El Frente Amplio, bien le podría dar un claro soporte al nuevo gobierno. Aunque algunos de sus cuadros ya se encuentran en la Comisión de Transferencia de gobierno que apoya a PPK, al lado de ex-funcionarios de Perú-Posible, y otros independientes. Lo bueno es que han mostrado señales de buena disposición, el problema es que lo hagan tarde para abrazar a PPK. El reparto –no la repartija- de cargos ya comenzó en PPK. Que quede claro que el Frente Amplio no tiene suficiente fuerza para competir por representar a la oposición frente al lado del fujimorismo.

Por el lado del nuevo gobierno, sus más reconocidos parlamentarios vienen desdoblándose para ayudar a consolidar su presencia en el Ejecutivo, dada la precaria organización partidaria sin cuadros. Fuerza Popular como es natural ya le ha delimitado la cancha y posiblemente hasta les permitan que tengan una presencia simbólica en el Mesa Directiva o en las principales comisiones, pero no creo nada relevante en las tareas de la casa legislativa.

Es más Fuerza Popular ha planteado continuar con una nueva investigación al Congresista recién electo Gilbert Violeta por sus vínculos con la red mafiosa de Orellana y otras denuncias contra el candidato. El Talón de Aquiles está para ser exhibido. Desaforar a Gilbert bajo la acusación de corrupción tendrá dos golpes directos a PPK, el primero al futuro de su organización partidaria y el otro a PPK, el mismo que estaba dispuesto a poner las manos al fuego por su funcionario.

En la mira de Fuerza Popular también está la Primera Dama e indirectamente  Verónika Mendoza, esta última fue secretaria de relaciones internacionales del partido nacionalista y articulaba recursos para la campaña de Ollanta Humala. Según los registros en las agendas de la primera dama, Verónika Mendoza estaría involucrada en el desvío de estos recursos. Situación que podría Beneficiar a Marco Arana.

Ni bien ha comenzado el nuevo periodo presidencial, ya se perfilan realineamientos que impondrán una cierta lógica en el transcurso del próximo gobierno.




Lunes 27 de Junio de 2016

Alfredo Thorne, el futuro ministro de economía, siguiendo la política general del recién electo presidente, ha afirmado que el gobierno...

Lunes 11 de Julio de 2016

Cuando un gobierno recién electo asume un mandato, siempre opera una dinámica de expectativas positivas, el cambio siempre contribuye para...