Verónika Mendoza: Izquierdismo de ONG o discurso vacío

La Ex candidata a la Presidencia por el Frente Amplio (FA) Verónika Mendoza (ex fundadora del PNP de Ollanta Humala y muy cercana a su esposa Nadine Heredia en la época de las relaciones internacionales con su partido con el PT brasileño, Odebretch y la formación de ONG) ha dado una larga entrevista al intelectual argentino Massimo Modonesi en el portal digital “La Mula”.

La entrevista tiene la pretensión de ser una conversación profunda e intelectualmente elaborada. Lamentablemente no lo es, y –otra vez- la izquierda radical peruana deja pasar una oportunidad para comunicar de manera seria su posición ideológica, su diagnóstico de país y su propuesta de programa político. Pocas veces las palabras sirven para no decir mucho o para quedarse en buenas generalidades.

Antes de comenzar, dos precisiones a Modonesi, cuando hace la presentación:

·   No es cierto que la IU fue aplastada por SL y el Fujimorismo. Esa es una gruesa post verdad. La IU se desplomó sola. Implosionó ideológica y orgánicamente. Se desgarró internamente, tanto, que ahora –por ejemplo- su ex Candidato Presidencial, Cucho Haya de la Torre, milita en el Partido Aprista Peruano.

·   Verónika Mendoza fue congresista por el PNP. Dirigente nacional. Y en los motivos de su alejamiento del PNP nunca estuvo la denuncia contra la Mega corrupción que se estaba gestando en su época de militante con las empresas brasileñas para vender al Estado peruano.

Dicho eso, vamos a la entrevista.

En toda la conversación, Mendoza tiene el método de no contestar directamente las preguntas y de eludirlas trayendo a colación sus temas centrales: la igualdad de derechos ; un Estado que planifique; un indigenismo paternalista; una mirada mística y conservadora respecto de la naturaleza y del medio ambiente; impulsar la construcción de un “sentido común” que sostenga estas banderas y apuestas sociales; y una valoración ingenua de la diversidad de liderazgos y de actores políticos como una virtud de la lucha social versus apostar por una institucionalidad política.

Exprimiendo el zumum, no hay más. Es un coctel político-cultural de generalidades propias de una ONG de apoyo comunitario. Analicemos.

Difícil estar en desacuerdo con la Igualdad de Derechos, como de un Estado fuerte y que planifique (hasta un sector del liberalismo apoya esta idea general, sino pregunten a Korea del Sur).  

Lo que sigue, es infantilismo ideológico y es lamentable. La insuficiencia política se siente a gritos. Veamos.

Verónika Mendoza profesa un indigenismo paternalista. Lo entiende en función de su persona “me interpelan más la reivindicación (de la) dimensión cultural-identitaria como eje de la disputa y transformación…” sin dar un paso mayor a qué significa ésta generalidad, en la frase siguiente reconoce que los pueblos indígenas tiene su ruta propia “…más bien se reconocen como campesinos nativos…”, y termina señalando que “la sociedad en su conjunto todavía no logra captar (ella sí, por supuesto) toda la fuerza transformadora que puede haber en esa dimensión”. Alejada de la propia visión de los campesinos, siente que sabe e interpreta mejor que ellos mismos la significación de su realidad y cultura. Misma ONG belga.

Sobre el medio ambiente, expresa tener “un vínculo particular con la naturaleza, no sólo utilitario sino hasta espiritual…” (otra vez ella en el centro del mundo) apostando por una posición de conservadurismo radical, que elimine casi toda forma productiva y sostenible de hacerla útil. Adiós minería sostenible.

Finalmente donde se ve claramente su mirada anarco-onegeista es en su valoración idílica de la fragmentación política calificándola positivamente como “diversidad” y del “peligro” que esos movimientos se institucionalicen en una estructura política, pues eso es “verticalismo”, “homogeneidad” impulsado por el... “neoliberalismo!” (¿?). Mendoza apuesta a que nadie lidere ni “controle” la acción política, porque debe ser “algo vivo…y en permanente movimiento”. La institucionalidad política es casi un pecado... Difícil ser tan poco responsable. Confundir la poesía con la realidad, con los intereses concretos de las comunidades y los trabajadores, es muy, muy irresponsable, cuando –por el contrario- si algo le falta a la Gobernabilidad del país es la constitución de un sistema de partidos populares, sólidos, representativos, legítimos.

Quizás la explicación de su perspectiva es que –igual que una ONG- Verónika Mendoza siente que no necesita que los movimientos sociales se organicen políticamente, para ponerse ella en la posición de ser su tutora desde Lima, “interpretando” mejor que ellos mismos lo que el pueblo desea y busca.

Eso también explica el discurso vacío de muchas generalidades dichas en prosa…sin mayor contenido político concreto.
 




Miercoles 25 de Octubre de 2017

Abstrac

Las transiciones democráticas son procesos de salida de un régimen autoritario hacia un sistema democrático. En...

Martes 28 de Noviembre de 2017

27 »¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que son como sepulcros blanqueados, bien arreglados por fuera,...