Cuestión de confianza

Este jueves 12 de octubre se presentará ante el Parlamento Nacional el nuevo gabinete ministerial presidido por Mercedes Aráoz. El gobierno nacional está jugando mal desde que entró a la cancha el 28 de julio del 2016. “Gabinete de lujo” dijo el Presidente de la República al referirse a su equipo ministerial, un viejo director técnico que se ganó el cargo no por sus propios méritos, si no por el deseo de una barra brava de cerrarle el paso a otro candidato al puesto, no acierta ni en la estrategia ni en la táctica con su equipo, equipo de individualidades que no sabe jugar en conjunto.

El pueblo no apoya ni aprueba al gobierno, salvo un escaso sector de adeptos camiseta; la barra brava izquierdosa hace rato que lo abandonó, total sólo fue un instrumento para anular a otro aspirante. El director técnico del “equipo de lujo de gobierno” culpa de su pobre desempeño a sus críticos, se enfrenta a la hinchada y también a quienes pueden brindarle el respaldo que necesita para salir de la crisis de goles económicos.

Aún cuando su equipo no marcaba un solo gol  y cada vez más descendía en la tabla de posiciones de los rendimientos económicos y de bienestar social, le costó mucho prescindir del capitán del equipo y de algunos jugadores que sólo jugaban para si mismos o no maniobraban bien le juego político. A regañadientes ha puesto a la cabeza del renovado equipo a una capitana que se la ve con oficio, con carácter, con disciplina y con ganas de querer jugar bonito, y así escalar en la tabla de posiciones de los resultados económicos positivos.

Hoy martes 10 de octubre nuestra blanquirroja se enfrentará a la selección colombiana; el equipo peruano se ha ganado a la hinchada sobre la base de disciplina, entrega, conciencia de equipo, objetivos claros, dando un paso a la vez, con humildad, sin triunfalismos y sin figuretis que desdibujan al equipo; todo, con un buen director técnico que sabe hacia adonde lleva al equipo y con el a la hinchada peruana. Gracias a ello, el pueblo le dio su confianza, la fe se ha renovado, se ve una luz, hay un propósito cerca de alcanzarlo.

Así el equipo ministerial, que no dudo obtendrá el beneplácito de la mayoría del Parlamento Nacional, como si se tratara de los dirigentes de la Federación Peruana de Fútbol, tendrá sobre la base de su eficiente y eficaz desempeño, que ganarse al pueblo; no es cuestión de confianza, es cuestión de demostrar que tienen planes programáticos, que trabajan en equipo y que van alcanzando mejores posiciones de mejoría económica y estabilidad social. El país confiará en ellos, los alentará y los seguirá. El gobierno nacional con su nuevo gabinete tiene la obligación de llevarlos al siguiente nivel superior; no debemos olvidar que en los últimos seis años hemos descendido clamorosamente en la tabla mundial del desarrollo económico y la inversión.

Si un grupo de 22 jóvenes con un limitado comando técnico y con escaso capital ha logrado transformar el pesimismo en optimismo y el desaliento en esperanza; esperamos que un gobierno de cientos de funcionarios de lujo e ilimitados recursos económicos, gobierne como equipo y transforme la desilusión en renovada esperanza, el derrotismo en entusiasmo y venga con ella la ansiada confianza y la fe para lograr un país de oportunidades reales y más justo para todos los peruanos.

¡Arriba Perú!

Edgardo De Pomar Vizcarra. 

 




Martes 03 de Octubre de 2017

El estado de anomia en que vive nuestra sociedad, constituye un grave riesgo que amenaza, no solo la paz social...

Martes 17 de Octubre de 2017

Cada vez que se presenta por los medios de comunicación algún nuevo caso de violencia contra alguna mujer, periodistas, políticos,...