Otro intento fallido de humillación al líder del Aprismo

La humillación a la que quieren someter, los que no han llegado a la mitad de lo que ha hecho Alan García, al dos veces Presidente de este país sus enemigos políticos, tiene un nombre: Inmundicia Política.

Pero hablemos de humillaciones. Una de ellas, la principal, es la que el país está recibiendo por parte del actual gobernante ¿O acaso no es una humillación para un pueblo acostumbrado a crecer entre 6 y 7%, ver como su economía, macro, micro, toda ella, se va por un tubo por falta de pericia técnica y decisión política? Es indudable que hay gente que quiere el poder para nada, o peor aún, para nada bueno.

Como siempre, de 20 años para acá, los titulares, las portadas, las fotos, las preguntas dirigidas desde cavernas de resentimiento solo buscan que la gente que ha recibido 130 mil obras a lo largo y ancho del país, desprecie a Alan García y no vote por él este 2016 ya próximo. La memoria es frágil, dicen los enemigos del aprismo. Esos que mal aprendieron de otros, con el mismo resentimiento, que para triunfar había que eliminar al APRA.

Los que no pudieron con Haya, los que lo intentaron con Alan y lo vieron Presidente dos veces, van por la milésima vez intentando hacer algo que nunca verán: Ver morir al APRA. Es que el fuego de la mística primigenia, del sacrificio posterior y de la consagración al servicio del pueblo no se extingue del corazón de la gente. No hay otro partido, no hay políticos más expuestos, desde los abuelos de los que leen estas humildes líneas, que no hayan visto al Partido del Pueblo exhibido y cuestionado por todos quienes querían saber el secreto de sobrevivir en un país de sobrevivientes.

Quien les die a estos apóstoles de la envidia que la conexión con el asentamiento humano, el caserío alejado, el centro poblado queriendo ser distrito, no se logra con un logo, o un Favre (PPK). Oiga, a usted que dice tener millones para su campaña, por Facebook no vamos a dar de comer a nadie. Son herramientas, no el fin. Alan García ha sido Presidente el 85 sin redes sociales. Volvió a ser Presidente el 2006, ya con redes sociales instaladas en el país.

La conexión de Alan García con la gente podría estar en que, como a la gente del pueblo, mil veces lo cuestionan, mil veces le intentan bajar la llanta, mil veces lo dan por muerto y mil veces se equivocan. Porque la gente, no la que contrata a Favre, la gente de a pie, es la que lucha día contra la humillación de la incapacidad y de los que solo le ven defectos y ninguna virtud al país y los que quiere, como Alan García, ver una familia que mire mes a mes como los suyos van teniendo mejor calidad de vida en todo sentido. Para humillar a alguien, ese alguien, se tiene que dejar humillar. No nos vamos a dejar. 




Martes 16 de Junio de 2015

Desde que entras al mundo político no hay nada más peligroso que chocarte, y te vas a chocar si o...

Domingo 12 de Julio de 2015

Desde el lugar o el momento que lo piensas, la política, la que practican varios desde hace tiempo, mucho tiempo,...