Complejos y Contextos en la Criminología Criolla

Hoy día Joe Arpaio cumple 83 años. El castrense sheriff del condado de Maricopa en Arizona se ganó la reputación internacional del “sheriff más duro de America”. Él mismo se jacta de tener un campo de concentración: la prisión Tent City. Para minimizar —si no eliminar— el costo de su construcción, utilizo sus habilidades de castrametación para colocar cientos de carpas para acampar de la Guerra de Corea y los utiliza para albergar a más de 2,000 presos en el desierto de Arizona. Las carpas no tienen calefacción en invierno para aguantar la nieve y no son refrigerar durante el verano donde la temperatura interna llega hasta los 63 grados centígrados. Además de los constantes abusos físicos por parte de la policía y otros presos, los prisioneros de Tent City deben trabajar horas en ropa interior rosada como única alternativa para pagar su alimentación —la cual no contienen los ingredientes más básicos como la sal y la pimienta con el fin de reducir impuestos. Por supuesto Arpaio es un republicano.

Tent City ha recibido diversas criticas. Hay quienes les gustaría importar a Arpaio para que establezca un sistema similar en donde viven. También quienes lo acusan y denuncian por diferentes cargos humanitarios. La realidad es que la condición en la que viven los presos en el Perú no es muy distinta a la de Tent City. La indiferencia del Estado por las condiciones de los presos en el Perú hace que exista un porcentaje altísimo de violaciones, abusos físicos, abusos de poder por parte de las autoridades, mafias internas, asesinatos, suicidios, muertes naturales y enfermedades mentales como consecuencia de las condiciones en las que los prisioneros deben vivir. ¿Acaso nos olvidamos principio las prisiones es el de servir como correccionales? ¿Qué sirven para corregir a los detenidos quienes al cumplir su sentencia puedan llevar una vida normal sin necesidad de delinquir en el crimen?

Resulta casi repulsivo cuando un candidato circense como Mauricio Diez Canseco, quien actualmente es investigado por lavado de activos, lance un video político donde la única propuesta es la castración química y quirúrgica para los violadores de ser elegido presidente. Mauricio, de manera poco demagoga repite dicha propuesta 11 veces para cerciorarse que podemos entenderlo (youtube.com/watch?v=mSs20zppQEA). Además de un aficionado a la cisoria, Diez Canseco es el dueño de los restaurantes Rustica, una cadena que basa su reputación en poseer a las mejores chicas de nivel internacional (las rozagantes chicas doradas) como parte esencial del lupanario y burdelesco producto que vende Rustica —degradando así a la mujer a una suerte de hetaira al deshumanizar su lugar en la sociedad. Cuando alguien que parece ser un apóstol de Arpaio decide sacar otro video político en donde con aires de heresiarca repite reiteradas veces que indultará a Fujimori, solo demuestra lo vulgarmente contradictoria que es nuestra clase política (youtube.com/watch?v=A6Ob_OvOgb8).

Naturalmente, no debería sorprender a nadie que muchos peruanos, y sobre todo peruanas, estén a favor de estas propuestas cuando nuestros padres de la patria se hacen la vista gorda al inmenso problema de violaciones que enfrentamos como nación. El jueves el congresista pepecista Juan Carlos Eguren repitió reiteradas veces (en un intento de emular a Diez Canseco) diferentes argumentos ininteligibles para demostrar que las violaciones no generan embarazos. Creo en una pena severa para los violadores, y es por eso que debemos encontrar medidas concretas y reales para enfrentar este problema por el bien común de la mujer y la familia peruana.

En la hiperbórea Noruega, la prisión de Bastoy ofrece pasatiempos como la equitación, el tenis y la pesca a sus presos, mientras la prisión de Halden cuenta con estudios de grabación y murales internos para que los presos puedan hacer alpinismo. En Escocia la prisión HMP Addiewell invierte más de 40 horas a la semana en diversas actividades para capacitar a sus presos para el mundo laboral y su transición al mundo civil. Por supuesto que es absurdo si quiera pensar en considerar uno de estos modelos cuando el estado no puede ni siquiera proporcionárselo a los pobres que no cometen ningún delito. Sin embargo, lo que debemos de ver en estos modelos es el respeto por la dignidad humana. Debemos dejar falsos paradigmas anacrónicos lombrosianos y mirar hacia la criminología moderna como una solución a nuestros problemas de seguridad ciudadana: como podemos adaptar a estos individuos de forma digna a la sociedad tras cumplir su sentencia. Debemos asegurarnos que las personas que cumplen su castigo no vean al Estado y la sociedad como un enemigo, un opresor del cual sienten la necesidad agresora de volver a inferir en un crimen ilícito, si no que busquen y sobre todo logren la incorporación.

Estamos enfrentando una crisis de seguridad ciudadana, sin embargo, deshumanizar a los presos sin ninguna amplia reforma policial y efectiva no llegaremos a nada. Resulta interesante comparar las muertes por homicidios en países con sistemas criminológicos inhumanitarios y humanitarios. Estados Unidos tuvo 14,827 homicidios en el 2012 mientras Nueva Zelanda 41. El Perú tuvo 2,864 mientras Islandia solo 1. Sobre todo se reduciría un gran problema, ya que de llegar a seguir un sistema más humanitario, quizás gran parte de las coordinaciones criminales ejecutadas por las mafias ya no se llevarían a cabo desde los penales en Lurigancho o Piedras Gordas.




Viernes 12 de Junio de 2015

Después de una alocución celebrando el logro de Perú21 en una alza de ratings, Juan José Garrido Koechlin,...

Domingo 21 de Junio de 2015

El martes 16 de Junio, mientras miraba pasmadamente Al Jazeera como buen liberal, vi el lanzamiento de la candidatura presidencial...