Gracias, Bardo Inmortal

Debí haber atendido a la celebración del onomástico de Felipe Pinglo Alva. Carlos Hidalgo, gran cantor, un criollo en el mejor sentido de la palabra y buen amigo me invito a celebrarlo en La Catedral del Criollismo, casa de Don Wendor Salgado, maestro guitarrista y portador de tradición criolla. Hoy Felipe Pinglo cumple 116 años desde su nacimiento en Barrios Altos.

Hoy el BCP nos pide que firmemos el Pacto Peruano: www.firmaelpacto.com. El punto 2 señala que debemos dejar la criollada solo para música. Es lamentable que el termino criollismo haya perdido su verdadera acepción al haberlo circunscrito, constreñido y limitado a la pendejada. Una vez, Gustavo Urbina, otro gran amigo y eximio guitarrista y cantor —sobre todo cuando el canto de jarana esta en juego— me decía como hoy en día el criollo es identificado por mucha gente como una persona que aprovecha de medios deshonestos para obtener una recompensa personal, mientras que el criollismo caballeresco y de buenas costumbres de antaño se ha perdido. El criollismo, en pocas y simples palabra, representó y representa el mestizaje cultural que hubo en la Lima colonial y poscolonial. Esa cultura, evidentemente, es exaltada a través de manifestaciones artísticas y culturales —entre ellas la música.

Uno de los grandes exponentes de la música criolla fue sin ninguna duda Pinglo. Otrora empezó su carrera musical a finales de la movida de musical de La Guardia Vieja, en una Lima aún criolla pero que sufría transformaciones históricas que no dejan de estar presentes en su música. Antaño había tocado la guitarra a la inversa, pichangueado y compuso más de 300 composiciones donde la marchita injusticia social de la época —a veces en tono autobiográfico— servían como protesta social a través de la música, en busca de un mundo mejor. Una gran parte de su vida Pinglo la dedicó a escribir el vals Hermelinda, dedicado a su mujer: Hermelinda Rivera Urrutia. Después de muchos años, el 10 de mayo de 1936, Pinglo finalmente termina de escribir Hermelinda, tres días después, a los 36 años de edad muere Felipe Pinglo con los ojos fijos en una imagen de la Virgen del Carmen, la patrona del criollismo.

Gracias Don Felipe Pinglo por tu eterna música, por redefinir el criollismo, gracias por haber usado tus propinas que juntaste desde niño, a pesar de la pobreza en la que viviste, para comprar un rondín, aprender a tocarlo y convertirlo en fuente de inspiración para tus primeras manifestaciones musicales. Gracias por enriquecer la música criolla y enriquecer al Perú. Gracias por enseñarnos a través de tu música a amar, ya que como dijiste en uno de tus eternos valses, el amor, siendo humano tiene algo de divino, amar no es un delito porque hasta Dios amó.

Gracias Bardo Inmortal, donde quiera que estés. 




Domingo 28 de Junio de 2015

Enrique Cornejo ha sido presidente del Banco de la Nación, Ministro de Vivienda y Ministro de Transporte y Comunicaciones. En...

Martes 18 de Agosto de 2015

Este miércoles 19 de agosto a las 7pm en Av. Paseo de la Republica 4662 Miraflores, se realizará un...