Rusia, Turquía y la Realpotik

El ataque al jet ruso cerca a la frontera entre Siria y Turquía nos da un acercamiento a las estrategias e intereses entre el presidente turco Recep Tayyip Erdo?an y su contraparte ruso Vladimir Putin. Al mismo se revela como un enfrentamiento entre dos lideres —uno con tendencias totalitarias y otro absolutistas— que se baza principalmente en el balance de los poderes; el pragmatismo de lo que Henry Kissinger se refiere como la realpolitik. Como si fuera poco, Turquía y Rusia han tenido una historia de conflictos desde hace mas de 400 años entre los zares y los emperadores otomanos hasta la primera guerra mundial.

El liderazgo de Erdogan se puede comparar al de Putin, ambos son lideres fuertes y Erdogan (en una forma similar a la de Putin) no ha dejado de controlar su país ya sea como primer ministro o como presidente jugando con la constitución por más de 15 años. Marwan Bishara, analista político, ha declarado: “el mensaje que Ankara quiere mandar al derribar este jet ruso no solo es para Moscú, si no también para Washington y Paris y dice algo muy simple: no pueden maniobrar políticamente o militarmente en siria e ignorarnos al mismo tiempo”. Desde Septiembre que Rusia viene llevando a cabo un exagerado gileo con el espacio aéreo turco. Además hay que tener en cuenta que si un país esta cargando el peso de los inmigrantes, ya sea reteniéndolos o expulsándolos, más que ningún otro, es Turquía.

Erdogan a través de las reuniones consiguientes a este hecho, se muestra decidido a utilizar el status de Turquía como estado miembro de la OTAN para poder manejar esta situación —es la primera vez que un avión ruso/soviético ha sido atacado por un país de la OTAN desde la década de los 50s. Estados Unidos mientras intenta comandar un equipo de aliados indecisos y vacilantes no tarda en pender a Francia; una relación que no deja de fortalecer mientras Hollande ve en Putin a un líder único e incapaz de demostrar compasión por los terroristas. En un escenario en el que el status quo en Siria parece ser la solución pragmática, dejar a Rusia controlar las reglas de juego y potencialmente restaurar el control del medio oriente dejaría en EEUU una deuda muy grande ante la historia —sobre todo después de sus consecutivas derrotas en llevar la estabilidad y la democracia al medio oriente después de la primavera árabe, la caída de Saddam Hussein y el financiamiento dado a grupos terrorista pertenecientes a la oposición de al-Assad.

Como era de esperarse, Putin ha acusado a Turquía de apoyar al Estado Islámico como consecuencia de este ataque y ha denunciado que traerá sanciones económicas. Sin embargo, los intereses entre ambos países son muy grandes como para llevar las cosas en otra dirección. Actualmente, además del comercio de bienes entre ambos países que excede decenas de billones de dólares anuales, más del 50% del gas en Turquía proviene de la Rusia. En caso contrario, este acontecimiento puede fortalecer la coordinación entre la coalición de occidente (liderada por EEUU), Rusia, Irán y posiblemente Siria en combatir al EI. Rusia ha demandado tal coordinación desde que empezó su campaña militar en Septiembre a pesar de la oposición de Occidente. Quizás una tragedia como esta de pasos a intercambios de información e inteligencia entre los diferentes países, sobre todo ahora que el primer ministro ingles David Cameron esta dispuesto a entrar en esta coalición.

Por último, Rusia no debe subestimar a un líder como Erdogan. Bashar al-Assad solía ser un amigo cercano a Erdogan con quien iba de vacaciones familiares. Cuando al-Assad ignoró los consejos y esfuerzos de mediación al inicio de la oposición en Siria, Erdogan se convirtió en uno de sus críticos más severos y empezó una campaña en su contra. En el 2008, Ehud Olmert (entonces primer ministro de Israel) invadió Gaza pronto después de regresar de una conversación con Erdogan en Ankara. Erdogan se sintió engañado y se convirtió en uno de sus críticos más severos. Putin también era amigo y aliado de Erdogan, sin embargo Putin a dejado de lado su constructiva relación económica y política en Turquía por enfocarse en Siria. Dicen que Erdogan no solo es un político sentimental, si no que al igual que Putin, no carece de carácter y no tardará en vengarse.




Miercoles 18 de Noviembre de 2015

El año pasado viví en Jerusalén durante el conflicto Israelí-Palestino del 2014. Ese mismo año escribí un...

Jueves 10 de Marzo de 2016

Lima con más de 9 millones de habitantes es la tercera ciudad más poblada en las Américas. En menos de...